¿Qué entendemos cuando hablamos de pobreza?

Posted on 2 octubre 2014

0



Cuando nos aproximamos al debate que gira en torno a la pobreza, lo primero que nos puede sorprender y a la vez confundir, es la carencia de una definición clara de unidad de análisis. Dependiendo del enfoque al cual nos adscribamos, partiremos de un punto de partida con sesgos significativos, al ser conceptos muy opacos y ambiguos en su concepción, la tendencia normal es intentar reducir el concepto de pobreza en términos lo más medibles posibles (y categóricos), e intentar identificar su composición en el espacio y el tiempo, sean sujetos individuales o colectivos. En definitiva, son aproximaciones superficiales, que no se articulan entre sí, y que dejan muchos vacíos e interrogantes.

Cuando nos aproximamos al debate que gira en torno a la pobreza, lo primero que nos puede sorprender y a la vez confundir, es la carencia de una definición clara de unidad de análisis. Dependiendo del enfoque al cual nos adscribamos, partiremos de un punto de partida con sesgos significativos, al ser conceptos muy opacos y ambiguos en su concepción, la tendencia normal es intentar reducir el concepto de pobreza en términos lo más medibles posibles (y categóricos), e intentar identificar su composición en el espacio y el tiempo, sean sujetos individuales o colectivos. En definitiva, son aproximaciones superficiales, que no se articulan entre sí, y que dejan muchos vacíos e interrogantes.

Partiendo de esta heterogeneidad conceptual, en este artículo,  la aproximación la haré desde los enfoques dominantes en cuanto a términos absolutos y relativos, y por consiguiente, analizaré superficialmente los 4 enfoques que más se utilizan en el campo de las ciencias sociales.

Partimos de dos grandes paraguas para abordar el resto de enfoques o teorías. Estos dos enfoques macro son:

  • Enfoque estático: la pobreza es entendida en términos absolutos.
  • Enfoque dinámico: la pobreza es entendida en términos relativos.

Los cuatro grandes enfoques, que estarían bajo estos dos,  son los siguientes:

  • El enfoque de “Activos de los pobres”, una variante de la teoría del capital humano, que personalmente no puedo lograr concebir ni digerir – es el concepto de capital social, el que no me encaja, me resisto a reducir a al ser humano a una mera expresión económica, ¿Cómo podemos dar valor a la vida?
  • La teoría de la exclusión social y marginación, la cuales establece como paradigma que es pobre la persona que es marginada y excluida en una sociedad, no solo por motivos económicos. Esta da un paso más, pero es aún insuficiente.
  • La teoría de pobreza estructural, la cual se centra en lo económico a nivel macro, para establecer las causas inherentes de las clases denominadas como pobres, están enraizadas en misma construcción del sistema capitalista, y por ende es un mal necesario (endémico del sistema) necesario para su propia retroalimentación y crecimiento indefinido. Establece una argumentación ad hoc a la pobreza, y la reduce a la cara opuesta al desarrollo, una dicotomía “pobreza-riqueza”.
  • Por ultimo, una de las teorías más extendidas, por romper ciertos patrones clásicos en el pensamiento académico, es la que defiende A. Sen y Nussbaum. El denominado enfoque de capacidades. Esta teoría, establece que las personas tienen una serie de capacidades intrínsecas para lograr obtener una vida digna y con oportunidades. La pobreza en este sentido, sería el recorte sustancial de dichas capacidades, a su vez que estarían en un entorno en donde no tendrían oportunidades para desarrollarlas plenamente (teoría de las titularidades de Sen). Por lo tanto da importancia a factores endógenos y exógenos por igual, para abordar la pobreza, y la focaliza en las personas como unidad de análisis primaria.

Se debería comenzar a tener una visión holística del concepto de pobreza, y ser conscientes de que es un fenómeno multidimensional. Buscar explicaciones en términos reduccionistas,  “de causa y efecto”  o de “identificación y medición”, es simplificar en exceso, dado que la mayoría de los enfoques, se centran en intentar justamente, lo que mencionado entre comillas, omitiendo indagar más allá o de lo estrictamente necesario para sus fines, lo que deja fuera de debate, el investigar en profundidad, la explicación del “porque” del fenómeno de la pobreza.  Si dispusiésemos de una explicación lo más ajustada  a la realidad de este fenómeno, no sería descabellado pensar en medidas para frenar su expansión, y empezar a generar políticas, programas enfocados a reducir y gestionar  la pobreza para que se logre eliminar a medio y largo plazo, marcado así el comienzo de un hito para  la humanidad,  en lo que sería una futura sociedad justa y sin inequidades –  al estilo clásico de una utopía –  en donde toda las personas disfrutasen de las mismas oportunidades y disfrute de derechos humanos, civiles, etc.

Para concluir este artículo, voy a exponer una síntesis de lo que creo que debería ser una idea integral del concepto de  pobreza, la cual sería un compendio articulado de todos los enfoques anteriormente mencionados, contando con ejes transversales de Género y Derechos Humanos.  Y teniendo en cuenta también como eje transversal, las teorías de poder. El poder no es mencionado expresamente por ningún enfoque, y creo que debe de ser un importante eje, dado que establece las reglas de juego y es una obviedad decir, que justamente quienes lo ostentan, no son precisamente pobres, más bien, sería justo todo lo contrario. Pobreza y poder, en sus diferentes formas, sean “Hard o Soft Power”  deben ser incluidos en la propuesta de teoría holística que he mencionado con anterioridad. La base para una compresión del tema, según mi criterio, es ampliar a otras disciplinas el abordaje del mismo. Filosofía, historia, biología, sociología, economía, etc. Cada una de estas ciencias ha intentado por separado abordar desde sus ópticas – con éxito relativo – el complejo entramado de las relaciones humanas, económicas y sociales que tejen  y arman lo que conocemos e identificamos como pobreza. Por este motivo, creo que sus fortalezas teóricas se convierten en sus debilidades metodológicas.

Una teoría no puede explicar la realidad, solo puede dar un concepto abstracto que se le asemeje. Con los enfoques de pobreza sucede algo similar, abordados sin un rigor y sin una base multidisciplinar, el peso de las ideologías dominantes (en concreto la occidental eurocéntrica de corte neoliberal) nos sesga cualquier atisbo de aproximación, desde antes inclusive de hacerlo.

Bibliografía

NUSSBAUM, Martha (2007); Las fronteras de la justicia. Consideraciones sobre la exclusión. Paidós.

PNUD (Varios años); Informe sobre Desarrollo Humano. PNUD, Nueva York.

(Especialmente, año 1999, 2010 y 2011).

POGGE, Thomas (2005); La pobreza en el mundo y los derechos humanos.

Alianza.

SEN, Amartya (2000); Desarrollo y Libertad. Planeta.

Joseph S. Nye, (2005).  El atractivo de Asia, Project Syndicate.

Susan Strange, (2001). La retirada del Estado, Barcelona, Icaria.

Fuente unjubilado.info

Anuncios
Posted in: General