“Todo lo que sabemos que está mal… hoy estamos probablemente viviendo en el momento más pacífico de la existencia de nuestra especie.”

Posted on 1 agosto 2014

0



“Todo lo que sabemos que está mal”, y me voy a presentar pruebas de que esta parte de nuestro entendimiento común está mal, que, de hecho, nuestros antepasados ​​eran mucho más violentos que nos se, que la violencia ha estado en declive durante largos períodos de tiempo, y que hoy estamos probablemente viviendo en el momento más pacífico de la existencia de nuestra especie.

Steven Pinker charts the decline of violence from Biblical times to the present, and argues that, though it may seem illogical and even obscene, given Iraq and Darfur, we are living in the most peaceful time in our species’ existence.

 

 

Imágenes como esta, desde el campo de concentración de Auschwitz, se han grabado a fuego en nuestra conciencia durante el siglo XX y nos han dado una nueva comprensión de quiénes somos, de dónde venimos y los tiempos en que vivimos Durante el siglo XX, fuimos testigos de las atrocidades de Stalin, Hitler, Mao, Pol Pot, Ruanda y otros genocidios, y aunque el siglo XXI está a sólo siete años de edad, ya hemos sido testigos de un genocidio en curso en Darfur y los horrores cotidianos de Irak. Esto ha llevado a un entendimiento común de nuestra situación, a saber, que la modernidad nos ha traído una terrible violencia, y tal vez que los pueblos indígenas vivían en un estado de armonía que nos hemos apartado de, a nuestro propio riesgo.
He aquí un ejemplo de un artículo de opinión en Acción de Gracias, en el Boston Globe hace un par de años, cuando escribió el escritor, “La vida de los indios fue un año difícil, pero no hubo problemas de empleo, la armonía de la comunidad era fuerte, el abuso de sustancias desconocido, la delincuencia casi inexistente, lo que la guerra que había entre tribus era en gran parte ritual y raramente llevaron a masacre indiscriminada o al por mayor “. Ahora, todos estamos familiarizados con esta melaza. Enseñamos a nuestros hijos. Lo escuchamos en la televisión y los libros de cuentos. Ahora, el título original de esta sesión fue: “Todo lo que sabemos que está mal”, y me voy a presentar pruebas de que esta parte de nuestro entendimiento común está mal, que, de hecho, nuestros antepasados ​​eran mucho más violentos que nos se, que la violencia ha estado en declive durante largos períodos de tiempo, y que hoy estamos probablemente viviendo en el momento más pacífico de la existencia de nuestra especie.

Bueno, ¿por qué ha declinado la violencia? Nadie sabe realmente pero he leído cuatro explicaciones, todas ellas creo, tienen cierto nivel de plausibilidad. La primera es: Quizás Thomas Hobbes tenía razón. Él fue quien dijo que la vida en estado natural era: “solitaria, pobre, sucia, brutal y breve”. Argumentó, no porque los humanos tengan una primitiva sed de sangre o un instinto agresivo o un imperativo territorial sino por causa de la lógica de la anarquía. En un estado de anarquía hay una tentación constante de invadir preventivamente a tus vecinos antes de que ellos te invadan a tí. Recientemente Thomas Schelling da la analogía del dueño de una casa que escucha un crujido en el sótano. Siendo buen estadounidense, tiene una pistola en su mesa de noche, saca la pistola y baja las escaleras. Y ve nada menos que a un ladrón con una pistola en la mano. Ambos están pensando: “En realidad no quiero matarlo, pero él está a punto de matarme. Quizás debería dispararle antes de que él lo hagaespecialmente dado que, aún si él no quiere matarme quizá ahora está preocupándose de que yo pudiese matarlo antes de él me mate.” Y así sucesivamente. Los pueblos cazadores y recolectores piensan de esta manera y con frecuencia atacan a sus vecinos por miedo a ser atacados primero.

Ahora, una forma de lidiar con este problema es la disuasión: no atacas primero, pero tienes anunciada públicamente una política de que tomarás represalias salvajemente si eres invadido. El detalle es que esta política tiene la propensión a que se descubra el engaño por lo que sólo funciona si es creíble. Para hacerla creíble debes vengar todo insulto y arreglar todas las cuentas, lo que lleva a ciclos de sangrientas vendetas. La vida se vuelve un episodio de Los Soprano. La solución de Hobbes el Leviatán, fue que si la autoridad para el uso legítimo de la violencia era conferido a una única agencia democrática, un leviatán entonces tal estado podía reducir la tentación de atacar porque cualquier tipo de agresión sería castigado dejando su utilidad en cero. Eso eliminaría la tentación a invadir preventivamente por temor a ser atacado primero. Y elimina la necesidad de un detonador de represalias para que tu amenaza disuasoria sea creíble. Y por lo tanto, llevaría a un estado de paz. Eisner, el hombre que graficó las tasas de homicidios que no vieron en la diapositiva anteriorargumentó que el momento del declive de los homicidios en Europa coincidió con el surgimiento de los estados centralizados. Eso apoya un poco a la teoría del leviatán. También la apoya el hecho de que hoy vemos estallidos de violencia en zonas con anarquía: en estados fallidos, imperios colapsadosregiones fronterizas, mafias, bandas callejeras y demás.

La segunda explicación es que en muchas épocas y lugares hay un sentimiento generalizado de que la vida vale poco. En la antigüedad cuando el sufrimiento y la muerte temprana era común vivirlos en carne propia, uno tenía menos remordimientos al inflingirlos a otros. Y conforme la tecnología y la eficiencia económica hacen la vida más larga y agradable, uno le da mayor valor a la vida en general.Este fue un argumento del politólogo James Payne.

Una tercera explicación apela al concepto de “un juego de suma no-cero” y fue delineado en el libro Nadie Pierde del periodista Robert Wright. Wright señala que en determinadas circunstancias la cooperación, incluyendo la no-violencia, puede beneficiar a ambas partes en una interacción, tal como las ganancias del comercio entre dos partes. sus excedentes y ambas salen ganando, o cuando dos bandos deponen sus armas y comparten el llamado “dividendo de paz” que resulta en que ambos no tendrán que estar peleando todo el tiempo. Wright argumenta que la tecnología ha incrementado el número de juegos de suma positiva en que los humanos tienden a meterse al permitir el comercio de bienes, servicios e ideas a grandes distancias o entre grupos más grandes de personas. El resultado es que las otras personas se vuelven más valiosas vivas que muertas y la violencia disminuye por razones egoístas. Como Wright lo expresó “Entre las muchas razones por las que creo que no debemos bombardear a los japoneses es que ellos construyeron mi minivan.”

La cuarta explicación fue capturada en el título de un libro llamado The Expanding Circle, por el filósofo Peter Singer quien argumenta que la evolución legó a los humanos un sentido de empatía: la capacidad de tratar los intereses de otros comparándolos con los propios. Desafortunadamente, siempre lo aplicamos solo a un estrecho círculo de amigos y familiares. Las personas fuera del círculo son tratadas como infrahumanas y pueden ser explotadas con impunidad. Pero en la historia el círculo se ha expandido. Se puede ver como un registro histórico expandirse a partir de la aldea, al clan, a la tribu a la nación, a otras razas, a ambos sexos y, de acuerdo al mismo Singer, algo que deberíamos ampliar a otras especies vivas. La pregunta es si esto ha ocurrido, ¿qué ha impulsado tal expansión?

Anuncios
Posted in: General