Amalita y la dictadura

Posted on 20 febrero 2012

0



Otra interesante semblanza de lo peor de la burguesía nacional.

No olvidar su participación necesaria en la Dictadura y en la extrangerización de nuestra economía.

Porque los que miran a Brasil como ejemplo, para castigar al Gobierno, no hablan de nuestra burguesía lamentable que cuando su industria es grande y con empleo la vende inmediatamente, como la ahora difunta, DeNarvaez y cía…

El 9 de febrero comenzó en Tandil el primer juicio oral y público por crímenes de lesa humanidad a tres militares y dos civiles por el secuestro del abogado militante de la Juventud Peronista, ocurrido el 29 de abril de 1977 cuando regresaba a su casa en la ciudad de Olavarría, donde Loma Negra tiene su planta.

Moreno fue trasladado a Tandil, donde fue alojado en lo que se conoció como la Chacra de los Méndez, que funcionó como centro clandestino de detención, y tras varios días de torturas, pudo escapar e incluso dar aviso a lugareños, pero fue recapturado, asesinado y su cuerpo entregado a la familia el 10 de mayo con la condición de que no fuera enterrado en Olavarría. 

El abogado se dedicaba a defender trabajadores de grandes empresas vinculadas a la minería y a la piedra en Olavarría, como Loma Negra, y en ese caso su intervención se debió a los casos de silicosis que padecían los trabajadores producto de la inhalación de sílicis, que provoca enfermedades respiratorias. 

En la causa que sustancia el Tribunal Oral Federal de Mar del Plata están acusados los militares Julio Tomassi, Roque Pappalardo y José Luis Ojeda; y dos civiles, los hermanos Julio y Emilio Méndez, propietarios de la chacra donde estuvo detenido Moreno.

 

La carta del Hijo de Moreno


Una placa televisiva anuncia el fallecimiento de Amalia Lacroze de Fortabat, ex dueña de la empresa Loma Negra. La empresa fue fundada en 1927, erigiéndose como ícono de un modelo paternalista. En contra de la lógica del capitalismo norteamericano de principios del siglo XX, donde las relaciones laborales en las fábricas se estructuraban a partir de la contradicción de clases con roles bien definidos, Loma Negra se asentó sobre un modelo con una figura central: el patrón o “Big Man”, que sostenía las relaciones laborales a través de la resolución cotidiana de los problemas con “favores” personales. Esta dominación encubierta, bajo la pretensión de igualdad de condiciones obrero-patrón, generaba en cada trabajador una individualización y una deuda simbólica con el patrón. A la vez, atentaba contra cualquier tipo de organización colectiva en donde se articule una demanda directa de clase. Los casos más llamativos se notaban cuando los trabajadores presentaban alguna enfermedad respiratoria, por las condiciones desfavorables de trabajo. Ante esto, el patrón les concedía días de reposo, sin certificación médica. Generalmente, el resultado era la muerte a temprana edad de muchos operarios. Las partidas de defunción consignaban tabaquismo, edemas pulmonares o causas hereditarias. En 1977, mi padre, el abogado Carlos Moreno, asesorándose con algunos médicos, empezó a patrocinar a varios obreros del sindicato de AOMA, con diagnósticos de disfunción respiratoria. A partir de un trabajo exhaustivo y gracias a la predisposición de algunos trabajadores para dejarse hacer una cirugía a “pecho abierto” y tomar muestras del tejido pulmonar, llegó a la conclusión de que la mayoría moría por una enfermedad llamada silicosis. La Justicia laboral dictó fallos a favor de los trabajadores, en los que obligó a la empresa a pagar indemnizaciones y cambiar condiciones de trabajo. A raíz de esto, mi padre fue secuestrado el día 29 de abril de 1977, y asesinado el 3 de mayo del mismo año.

 

En 1976, Amalia Lacroze de Fortabat se convirtió en directora de Loma Negra y articuló la producción cementera con el mundo financiero que la llevó a generar estrechos vínculos con David Rockefeller. A esto, sumó el apoyo irrestricto a la última dictadura militar, período en el que triplicó sus ganancias: suministró al gobierno de facto el cemento para modernizar el espacio urbano de la ciudad de Buenos Aires con autopistas, entre otros. Y para mejorar y construir los estadios para el Mundial ’78. En lo político, compartían la idea de “disciplinar” la fuerza de trabajo. Las ganancias le permitieron ser la “capitana de la industria” durante el alfosinismo, y embajadora plenipotenciaria con Carlos Menem. El ex presidente Néstor Kirchner le quitó el cargo. Evidentemente a ella, al igual que a Videla, el peor momento les llegó con los Kirchner.

 

La muerte de Amalia Lacroze de Fortabat se produce pocos días después del inicio del juicio por el secuestro, tortura y homicidio de Carlos Alberto Moreno, abogado de trabajadores de la cementera Loma Negra, propiedad de la empresaria, durante la dictadura cívico militar

Hoy, gracias a la decisión política del Gobierno que atendió las demandas históricas de los organismos de derechos humanos y lo transformó en política de Estado, se hace el juicio por el asesinato de mi padre. No sólo buscamos justicia por él, sino también por los trabajadores cesanteados y encarcelados, los expulsados no sólo de Loma Negra, sino del circuito del cemento, y los muertos por causas evitables.

 

La sintonía fina en los procesos por Memoria, Verdad y Justicia significa hurgar, más temprano que tarde, en los lugares incómodos de las complicidades civiles de la última dictadura. Exige celeridad de los encargados de la Justicia, porque Amalita ya se murió, aunque la condena social está naciendo.

Matías F. Moreno Sociólogo, hijo mayor de Carlos Moreno. (Publicado originalmente en Página 12)

LaPistaOculta/GR

http://www.lapistaoculta.com.ar/index.php?option=com_k2&view=item&id=2190:amalita-y-la-dictadura&Itemid=164

Anuncios
Posted in: General