5 formas de complicar las cosas que tenemos las mujeres

Posted on 26 noviembre 2011

0



http://bestiaria.blogspot.com/

Escrito por Carolina Sección: 

1. Somos enroscadas
Nosotras hacemos las mismas cosas que ellos, sólo que de manera más sutil e intrincada. Si queremos que nos regalen algo específico para un cumpleaños, empezamos a tirar indirectas. “Qué lindo sería tener una cafetera express”, “¿Viste qué suerte tiene Mariana, el marido organizó un viaje sin que ella supiera”. No lo decimos porque queremos que solos se den cuenta. Ellos, en cambio, vienen con una lista punteada de lo que esperan, con los links de dónde comprarlo, para que nadie se equivoque y no haya malos entendidos. Lo último que quieren es llevarse una sorpresa. 

2. Callamos lo que no hay que callar
Otra forma que tenemos de complicar las cosas es callarnos la boca. Cuando ellos se enojan, gritan, insultan, rompen algo y terminan con la cuestión. Es como si lo pusieran en el cuerpo. Nosotras, en cambio, acumulamos en silencio bronca y resentimiento hasta que un día nos ponemos a llorar porque una torta se quemó. 


3. Decimos lo que no hay que decir
Mientras que ellos cortan con la discusión después de un rato a los gritos, nosotras la seguimos hasta el final. Una vez que empezamos, que soltamos la bestia, es imposible meterla adentro. Sacamos a relucir viejos enconos, metemos sus amigos en el medio, les recriminamos cosas que ya habíamos solucionado diez años atrás. Cuando nosotras terminamos, quedamos destrozadas. Ellos, en cambio, están leyendo un libro, con la pelea sepultada en el patio de atrás.

4. Miramos y escuchamos diferente
Así como ellos no ven la mugre en la casa, no ven qué llevaba puesto la novia en un casamiento, cómo nos cortamos el pelo, o la botella que estaba en la esquina y acaban de tirar, nosotras miramos absolutamente todo. Rondamos, gavilanas, por todos los ambientes de la casa, y oímos, a lo lejos, hasta la conversación que tienen consigo mismos frente al espejo. Si mancharon la ropa, si tienen otro olor, si se peinaron para el otro lado, nosotros lo sabemos antes que ellos.

5. Vemos demasiadas telenovelas 
Mientras que ellos miran películas de acción en las que al final siempre llega un helicóptero del cielo y arregla todo por arte de magia, nosotros miramos dramones en los que todo el mundo se muere, o vive separado por cincuenta años a causa de la guerra. En consecuencia, ellos tienen viven una vida marcada por el género fantástico (la basura se saca sola, los problemas se arreglan mientras más se los ignora, la comida aparece repentinamente en la heladera) y nosotras, una signada por el drama (lloramos porque se nos cae una tarta al piso, lloramos porque estamos indispuestas, lloramos porque lloramos mucho últimamente y nos da vergüenza)

No somos tan diferentes. De acuerdo a como se encare, la misma anécdota puede ser#tipicodehombre y #tipicodemujer. Es como si dijéramos lo mismo, pero en otro idioma, con otra melodía. Un tono distinto.

Anuncios
Posted in: General