Acerca de Aerolíneas Argentinas

Posted on 22 noviembre 2011

0



Dos miradas con similitudes y diferencias acerca del caso Aerolíneas. A ver…

La cuestión del Poder y de “los poderes”. El caso Aerolíneas

Cuando hace un tiempo el kirchnerismo comenzó a recuperar lenta pero persistentemente cierta consideración social, también empezó –en paralelo- a escucharse en boca de ciertos analistas, editorialistas y dirigentes políticos de la oposición un argumento que postulaba, sintéticamente, lo siguiente: el oficialismo es hegemónico, concentrador de todo el poder y, por ende, autoritario.

Si para sostener esta hipótesis había que pasar a degüello el concepto gramsciano de hegemonía poco importaba, puesto que, vamos, nadie sabe muy bien, salvo Mariano Grondona y los habitués de las facultades de Ciencias Sociales, quién es Gramsci. Si para defender esta posición había que llegar al extremo, en pleno Siglo XXI de negar conceptos básicos en la esfera pública moderna (y ni hablar de postmoderna, pero evitemos entrar en categorías “líquidas”) como es la multidimensionalidad de los poderes en sociedades democráticas, vamos, lo hacemos desde los sets de TV, desde los micrófonos de las radios, desde los blogs del españolísimo diario El País.

Resulta francamente difícil de comprender que, en un país que tiene una larga tradición de poderes fácticos colonizando estamentos estatales –a veces a través del brazo de las Fuerzas Armadas anulando la propia práctica política, otras veces a través de la cooptación de los mismísimos dirigentes políticos por los factores económicos concentrados- se diga con tal liviandad que la Argentina del 2011 es un país cuyo único poder reside en el oficialismo a cargo del Poder Ejecutivo. Sinceramente, o bien indica una inocencia propia de alumnos de jardín de infantes o bien una hipocresía a prueba de espejos en dónde mirarse. Y, como diría Dolina, hay una edad en que uno es responsable de la cara que lleva puesta.

Por supuesto que el reciente resultado electoral, que consagró con una histórica mayoría la reelección de Cristina Fernández de Kirchner, no hizo otra cosa que acentuar aún más esta superflua hipótesis del “poder total”. No solamente se ignora así la división de poderes propia de un régimen liberal democrático como el que vivimos, si no –y aquí quiero detenerme- se esconde bajo la alfombra rococó que cubre el piso de los que se hacen los giles, a los poderes económicos, sectoriales, sindicales, mediáticos, etc. En fin: la riqueza propia de una sociedad, por suerte, vitalmente democrática y moderna.

Un párrafo para ejemplificar lo anterior: el conflicto desatado en Aerolíneas Argentinas. Los actores con poder en el mismo son múltiples y variados: la propia administración, algunos de sus sindicatos, otras empresas del sector que se benefician con el conflicto, ciertos estamentos que alientan la problemática para “desgastar” y esmerilar bien el propio gobierno o bien a los jóvenes que tomaron la administración de nuestra línea de bandera hace un par de años. Algunos de estos actores actúan a la luz del día y otros soplan el fueguito desde las sombras. Y es legítimo y hasta natural que así sea, insisto, en una sociedad de carácter democrático.

Ahora bien: la sociedad argentina ha aprendido a fuerza de crisis, de sufrimiento y de años de decadencia institucional, económica, social y política, a tener memoria. Y no está para nada de más recordar hoy, aquí y ahora, que los años de bonanza y de recuperación de la calidad de vida (aún incompleta, por cierto, que siempre lo será para quienes aspiramos a la justicia social) han sido por la recuperación de la autonomía del poder político y el consiguiente fortalecimiento de los poderes estatales de administración y gestión.

No resulta inocente, en estos días, decirle piedra libre a los otros poderosos que -agazapados atrás de quizás legítimos reclamos- propugnan un retroceso en el sector aerocomercial argentino.

Y los aviones, como los países, cuando van para atrás no andan.

http://mendietaelrenegau.blogspot.com/2011/11/la-cuestion-del-poder-y-de-los-poderes.html?utm_source=feedburner&utm_medium=twitter&utm_campaign=Feed%3A+mendietaelrenegau+%28Mendieta+el+Renegau%29

15.11.11

Aerolíneas

El domingo Aerolíneas Argentinas debió suspender sus rutas internacionales a raíz de un paro encubierto impulsado por el gremio APTA, Asociación de Personal Técnico Aeronáutico, el gremio conducido por Ricardo Cirielli. El paro encubierto se realiza a través de un reducido grupo de controladores aéreos que responden a Cirielli, quien tiene intención de avanzar con un gremio paralelo allí (a pesar de que no corresponde a su rama de trabajo), como lo hizo cuando armó un gremio paralelo de azafatas.
Los controladores aéreos que responden a Cirielli hacen paro encubierto dilatando el tiempo de despacho de aviones, de forma tal que se retrasa la operación normal de Aerolíneas, causando malestar en los pasajeros y complicaciones en los aeropuertos.

Cirielli, hombre de muy buena relación con la CGT “Azul y Blanca” que conduce Luis Barrionuevo, promueve esta clase de medidas de fuerza entre los controladores aéreos, con el objeto de dañar a Aerolíneas Argentinas y generar el clima propicio para la privatización tanto de Aerolíneas como de Austral. Tal es así que aún cuando el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria, en ningún momento Cirielli expuso las demandas que motivaron el paro e incluso días después negó la existencia misma de un paro. Ante la decisión posterior de que los controladores aéreos vuelvan a la Fuerza Aérea, los propios trabajadores responsabilizaron a Cirielli por la intromisión en un ámbito gremial que no le corresponde.

Al mismo tiempo, tiene actitudes similares en su propio gremio ordenando que determinados trabajos de mantenimiento no se hagan en la empresa. Así, logra que esos servicios deban ser tercerizados a compañías privadas con las que tiene relación. En las últimas entrevistas en televisión se lo ha visto declararse como un experto en aeronáutica, a pesar de que hace treinta años no realiza actividades de mantenimiento o reparación de aviones.

Por otro lado, el sindicato conducido por Jorge Pérez Tamayo contiene a los pilotos de Aerolíneas Argentinas, la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA). Pérez Tamayo se opone al plan de renovación de flota establecido en el Plan de Negocios presentado ante el Congreso por Aerolíneas. El mismo prevé avanzar en la homogeneización de la flota y la disminución de la edad de los aviones, ya que las gestiones privadas dejaron una cantidad de aviones viejos de distintos modelos y fabricantes que encarecen y dificultan la operación. Pérez Tamayo se opone al ingreso de la nueva flota Airbus A340 (que reemplaza a los Boeing 747) porque implica la necesidad de que los pilotos vuelvan a ser capacitados en estos aviones, además de su sospechosa preferencia por los aviones Boeing. El proceso de homogeneización de flota es rechazado por los gremios de pilotos, ya que un sólo tipo de flota implica una sola estructura jerárquica y ningún reparto de cargos (dos flotas quiere decir dos jefes de flota, dos jefes de técnicos, etc.).

Además de estos nuevos Airbus, el Grupo Aerolíneas incorporó veinte nuevos aviones Embraer para la flota de Austral, la mayor adquisición de la historia aerocomercial de Argentina. A su vez, se firmó un acuerdo para incorporar diez aeronaves Boeing 737-700 NG con un lease (duración del alquiler) de 5 años. Estas aeronaves tienen la ventaja de que tienen la misma configuración que la flota actual de Boeing B737 que ya tiene la Compañía, lo cual contribuye a homogeneizar la flota y facilitar la operación. El lessor (quien nos alquila el avión) accedió a modificar la potencia del motor y los pesos de despegue de las aeronaves, de forma tal que coincidiera con las características de las naves que Aerolíneas ya está operando. Al día de hoy, Aerolíneas Argentinas ya cuenta con 3 de estos aviones y planea incorporar los 10 para octubre de 2012. Esta incorporación permitirá contar con un total de 22 aviones de nueva generación, reduciendo un 31% la edad promedio de la flota, que pasará de 15,6 años en 2009 a 10,8 según lo previsto para el 2012. 

De 2008 a 2010, la empresa comenzó a mostrar buenos resultados. Los aviones operativos pasaron de 26 a 57. Aumentaron un 16% las horas voladas; un 26% las frecuencias totales, y especialmente un 36,5% las frecuencias de cabotaje. Se recuperaron un 16,8% las ventas. Asimismo, el déficit que presentaba la Compañía en 2008 era de 942,7 millones de dólares, reduciéndose a 486 millones de dólares (48% menos) hacia 2010. La relación entre el déficit y los ingresos totales pasó de 91% en 2008 a 43% en 2010.

Todos estos datos están disponibles en el informe de gestión 2010 de Aerolíneas Argentinas.

Durante 2011 la situación de la industria aerocomercial a nivel mundial es compleja. Según la IATA (el organismo internacional que nuclea todas las líneas aéreas, al cual Aerolíneas Argentinas reingresó el año pasado luego de que la gestión de Aerolíneas por parte del estado español – a través de la SEPI – presentara la empresa a concurso de acreedores, de donde también lo sacó la gestión estatal) las ganacias de las líneas aéreas durante el segundo trimestre de 2011 descendieron un 40% respecto del año anterior. Esta situación se da principalmente por el incremento del precio del petróleo, que subió un 43% este año y explica el 40% del gasto de una aerolínea. Frente a este hecho, Aerolíneas llevó adelante un plan de austeridad que consta de una serie de medidas como la incorporación de equipamiento que permite tener a las naves energizadas en tierra para hacer mantenimiento y acondicionamiento, reduciendo el consumo de combustible.

Por otra parte, Aerolíneas sufrió como ninguna línea aérea (ya que es la que más vuela al sur del país) la explosión del volcán Puyehue y la nube de ceniza volcánica que complicó la operación desde junio hasta noviembre. Fue la única empresa que dispuso vuelos especiales para buscar pasajeros varados en distintos destinos, demostrando la necesidad de contar con una aerolínea de bandera que tenga como prioridad la conectividad antes que la obtención de rentabilidad.

Tras llevar adelante un paro encubierto y luego de negarlo, Cirielli dijo que su reclamo no era por sueldos sino por inversiones, y que la cancelación de los vuelos se debía a la falta de aviones.

Además del proceso de renovación de flota que Aerolíneas llevó adelante, la Compañía viene invirtiendo en los distintos sectores luego de diez años consecutivos de abandono.

Por ejemplo, para avanzar en un proceso de renovación de flota, se debe incorporar al mismo tiempo material para Aerohandling (la empresa parte del Grupo Aerolíneas, que realiza las tareas en la pista, carga y descarga del avión, señalización, empuje de aeronaves, servicios de cinta, arrancadores y escaleras para ascenso y descenso). Aerolíneas Argentinas incorporó tractores remolque cero kilómetro, cintas transportadores nuevas, tractores livianos, grupos eléctricos nuevos, barras de remolque, Push Back, arrancadores neumáticos, camiones sanitarios y potables, escaleras de arrastre, camiones antihielo y carros de traslado de cargas y equipaje. Estas nuevas máquinas cumplen con las especificaciones mundiales en materia de cuidado del medio ambiente. El dato destacable es que no se habían realizado inversiones en este área desde 1997.

Además, se firmó la incorporación de un simulador Boeing 737 NG, que permitirá reducir los días de servicio necesarios para la instrucción ya que podremos capacitar los pilotos en el país, evitando costos de traslado y descanso reglamentarios. Además, redunda en un aumento considerable en la disponibilidad de horas de vuelo por piloto. El simulador comenzará su operación en Miami hasta que se concluyan las obras civiles necesarias para trasladarlo a Ezeiza. El contrato firmado obliga a Boeing a presentar una propuesta para otro nuevo simulador que será incorporado en el futuro, en el espacio ocupado por el simuladro de Boeing 737-500. Asimismo, el contrato contempla la capacitación de personal de Aerolíneas para el mantenimiento del simulador.

También se instaló en Aeroparque un Simulador Gráfico de Cabina de Vuelo, que permite entrenar pilotos de aeronaves Embraer 190, lo cual también permite capacitar pilotos en nuestro país, y donde también se prevé para enero de 2012 sumar un simulador de vuelos Embraer nivel D de última generación, que estará instalado en un centro en construcción en Ezeiza, que albergará tres simuladores correspondientes a cada tipo de flota.

Se inaugura el 22 de noviembre de este año un nuevo hangar en Aeroparque, un logro histórico para la Compañía ya que los talleres de Austral habían desaparecido durante las gestiones privadas. Las obras de refacción comenzaron en noviembre de 2010 y será destinado al servicio técnico de la nueva flota Embraer, que posibilitará realizar todas las inspecciones intermedias y de mantenimiento programado allí. Asimismo, se está trabajando en un proyecto para la construcción de un nuevo hangar en Ezeiza que permita realizar el mantenimiento a toda la flota de fuselaje ancho de la Compañía, y que será considerablemente mayor a todos los que ya existen en la Argentina.

Por otro lado, se realizó una inversión millonaria para la renovación de los sistemas informáticos de la empresa, para actualizar años de desinversión y atraso tecnológico (por poner un ejemplo Aerolíneas Argentinas, hace un año no contaba con posnets en los mostradores de Ezeiza y Aeroparque para vender pasajes). Asimismo, se realizaron fuertes inversiones en renovar las sucursales de acuerdo a la nueva imagen de marca de la Compañía.

Estas inversiones se suman al gasto corriente del Grupo Aerolíneas, que consiste en material aeronáutico, combustible (el 40% del gasto), sueldos, alquiler de aeronaves y pago de deudas.

POSTEÓ EL CONURBANO A LAS 21:34
Anuncios
Posted in: General