Una mirada respetable sobre medios y policiales

Posted on 5 septiembre 2011

0



“La presión mediática no suma, resta”

El penalista y ex ministro de Seguridad dice que el despliegue policial fue proporcionado a la gravedad del caso Candela, pero que se usó “un protocolo equivocado” y hubo filtraciones “que pudieron causar una tragedia”.

El abogado penalista y ex ministro de Seguridad bonaerense León Arslanian esbozó algunas críticas a las interferencias mediáticas en el caso de Candela Sol Rodríguez y sus consecuencias para la investigación. Fue durante una entrevista en el programa Mónica y César, por Radio Del Plata, en la que señaló las diferencias operativas que implica actuar bajo la hipótesis de una niña extraviada, que se manejó los primeros días, y la de un secuestro extorsivo. También aseguró que las coberturas televisivas, en cadena, del allanamiento de una casa donde podría haber estado con vida Candela, cosa que no ocurrió, “pudieron haber precipitado una tragedia porque los delincuentes estaban mirando por televisión qué cosa estaban haciendo los policías públicamente”.

Según estimó el ex juez, hubo un gran esfuerzo de la policía y la gobernación bonaerense, “un gran despliegue de acuerdo con la gravedad del caso”, pero existió también una gran incongruencia entre “la caracterización que se hizo del hecho, como secuestro extorsivo, y la supuesta aplicación de los protocolos apropiados, con una intromisión mediática desde el primer momento que, creo, fue absolutamente desacertada, impropia y compleja, que complicó notablemente este caso”.

En este sentido, Arslanian dijo que si bien pudo pensarse al principio en un extravío o una travesura infantil, “a partir del momento que se dice esto tiene la característica de un secuestro extorsivo, el tema se terminó. Y no es como cuando se pierde un chico en la playa, la gente aplaude y van en una caravana detrás, ésta es la imagen que traduce el tratamiento mediático de la situación, que creo que perjudica”. El especialista aclaró que estos desaciertos, vinculados con la intromisión indebida de los medios, “no son responsabilidad siempre de los medios, sino también de quien deja que intervengan cuando no deben hacerlo”.

“Definitivamente hay una reflexión –continuó– para lo que fue la movida de los actores y actrices que se solidarizaron o de organizaciones, ya sea la de Juan Carr (de Red Solidaria) o Missing Children, que es noble y muy importante. A lo mejor lo que pudo haber ocurrido es una salida a destiempo y una falta de coordinación respecto del estado del tema. Desde el punto de vista procesal o penal, cuando yo tengo la presunción seria de que estamos antes un secuestro extorsivo, entonces, en ese caso, segundos afuera, callarse todo el mundo, y dejar trabajar y usar los protocolos.”

Arslanian puso como ejemplo de los riesgos de la intromisión mediática el allanamiento casa por casa en la villa La Esperanza, partido de San Martín, ocurrido la noche del martes pasado, un día antes de que apareciera el cuerpo. “Se hizo con todos los canales de televisión transmitiendo en cadena, de modo que si la niña hubiera estado ahí con sus captores en alguna de esas casas, algo que uno no puede saber, esto pudo haber precipitado una tragedia porque los delincuentes estaban mirando por televisión qué cosa estaban haciendo los policías públicamente.”

Si hay un delito que debe ser investigado con los mayores recaudos de secreto, de reserva y de prudencia, es el de secuestro extorsivo, planteó este especialista. Y argumentó luego: “Esto es así porque lo que pone en juego uno es la víctima, más allá de aumentarles el precio a los captores, por todo lo que conocemos sobre el impacto que tiene en el delincuente la difusión masiva de su caso. Esta es la primera regla de oro”. Para Arslanian resulta “escandaloso” que se haya filtrado en la prensa la conversación entre uno de los supuestos captores y la tía de Candela.

“Esa grabación es un elemento de prueba, que tiene que estar en el expediente bajo reserva. ¿Usted le va dar un handicap? ¿Una ventaja a los delincuentes para que sepan qué cosas maneja la policía, qué conversaciones grabó? Eso es una cosa que no está bien: nunca debió haber trascendido en los medios y la escuché hasta el cansancio”, comentó el abogado. Cuando le señalaron que esa grabación habría sido filtrada por alguien de la Policía Bonaerense, Arslanian agregó que eso puso en riesgo a toda la investigación.

Por otra parte, Arslanian destacó, basándose en los trascendidos de fuentes policiales, que este caso “no se trata de un hecho prevenible. ¿Qué quiere decir esto? Que hay en el ámbito de confianza, de relación, etcétera, algún tipo de situación que ha llevado a esto”. Además, dijo confiar y conocer a buena parte de los investigadores y destacó su capacidad laboral para resolver el caso, más allá de que existen “responsabilidades policiales” en el filtrado de información que no debía filtrarse.

“Sería mejor todo si se bajara la presión mediática que hay alrededor del caso porque eso en vez de sumar, resta –concluyó–. Sé que hay buena voluntad de todo el mundo en que aparezcan presos los autores de este crimen horrible, por eso convoco al sentido de responsabilidad para este fin.”

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-176046-2011-09-04.html

Anuncios
Posted in: General