«¡Oh patria mía, tan bella y perdida!»

Posted on 1 septiembre 2011

0



En la víspera de un día especial como el de ayer. Con la aparición y muerte de Candela, decidimos hacer un parate hoy.

Desde aqui solo se pedirá Justicia. Jamás mano dura, ni mucho menos leyes más duras. Solo justicia.

A propósito de este tipo de hechos, como los de corrupcion que a menudo asaltan los diarios, recordé una presentación de Muti, no hace mucho, donde se lamentaba por su patria y lo que “le habían hecho”

El director de orquesta italiano, Riccardo Muti, soprendió a todos con su regañina a Silvio Berlusconi en mitad de la ópera ‘Nabucco’. La protesta de Muti contra el gobierno de Berlusconi, además de civilizada tiene un peso enorme viniendo del gran director, quien es Cavaliere di Gran Croce OMRI y recientemente recipiendario del Premio Príncipe de Asturias de las Artes.

Después de una efusiva solicitud de un bis del ‘Va, pensiero’ de Verdi -que simboliza todavía hoy para el pueblo italiano la rebelión contra la opresión de los Habsburgo y el inicio de la unidad de la Italia moderna- en el Teatro de la Ópera de Roma, Riccardo Muti, se dirigió al público para criticar la situación política que vive Italia para afirmar que “el arte y la cultura italianos son la mejor seña de identidad del país y si no se les cuida y protege, el resultado final solo puede ser el de acabar con una Italia convertida en patria bella e perduta”

El público ovacionó la intervención, y el director invitó a repetir el simbólico coro y a que el público acompañara la interpretación. En pie, todos cantaban emotivamente y como uno solo el “Va, pensiero” mientras, en el palco, el primer ministro contemplaba sin saber muy bien qué hacer ante el clamor popular.

Va, pensiero es el coro del tercer acto de Nabucco, una ópera de 1842 de Giuseppe Verdi, con letra de Temistocle Solera, inspirada en el Salmo 137 Super flumina Babylonis. Calificada tantas veces como la «obra judía de Verdi», canta la historia del exilio hebreo en Babilonia tras la pérdida del Primer Templo de Jerusalén. Este coro le dio fama a Verdi.

Posteriormente se convirtió en un himno para patriotas italianos quienes identificándose con el pueblo hebreo, buscaban la unidad nacional y la soberanía. La canción, cuyo tema es el exilio y que expresa nostalgia por la tierra natal, así como la frase «Oh mia patria sì bella e perduta!» (en italiano, «¡Oh patria mía, tan bella y perdida!») resonaba en el corazón de muchos italianos.1

http://es.wikipedia.org/wiki/Va,_pensiero

Posted in: General