José de San Martín – Aniversario de su fallecimiento

Posted on 17 agosto 2011

0



José de San Martín

Proclama al Ejército de los Andes 1819

Ya no queda duda de que una fuerte expedición española viene á atacarnos:
sin duda alguna los gallegos creen que estamos cansados de pelear y que
nuestros sables y bayonetas ya no cortan ni ensartan; vamos á desengañarlos. La guerra se la tenemos de hacer del modo que podamos. Si no tenemos dinero, carne y un pedazo de tabaco no nos ha de faltar; cuando se acaben los vestuarios nos vestiremos con las bayetitas que nos trabajan nuestras mujeres, y sino andaremos en pelotas como nuestros paisanos los indios. Seamos libres y lo demás no importa nada. Yo y vuestros oficiales os daremos el ejemplo en las privaciones y trabajos. La muerte es mejor que ser esclavos de los maturrangos. Compañeros, juremos no dejar las armas de la mano hasta ver el país enteramente libre ó morir con ellas como hombres de coraje.

Mendoza, 1819

Los últimos años del Libertador coincidieron con el desarrollo de daguerrotipo, es decir, de la fotografía en su forma más primitiva. Fue Mercedes Tomasa, la hija de San Martín, quien con mucho esfuerzo logró convencer a su padre para que posara ante la cámara.

La sesión fotográfica tuvo lugar en 1848. San Martín tenía setenta años y poca paciencia. Por suerte, el tiempo de exposición se había reducido en forma considerable. Don José tuvo que mantenerse quieto durante 40 segundos. Es muy probable que haya sido aferrado a la silla, como solía hacerse con todos los modelos para que la foto no saliera movida. La operación se repitió, ya que se hicieron dos tomas.

La diferencia entre ambas imágenes se percibe en la posición del brazo derecho. Mientras en uno de los daguerrotipos tiene su brazo dentro del abrigo llamado levita, en la segunda lo colocó en el apoya-brazo de la silla. Es necesario aclarar que el daguerrotipo captaba la imagen como si el modelo estuviera viéndose frente a un espejo.

Estas son las únicas fotografías de San Martín existentes. La primera, con el brazo al estilo Napoleón (a quien admiraba), se conserva en el Museo Histórico Nacional, en Parque Lezama.

Sin dudas, la preferida de su hija fue la imagen con ambos brazos a los costados, ya que hizo copias para enviar a los amigos que le reclamaban un retrato de su padre. Gracias a esas copias, podemos conocer cómo se veía el Libertador en esa segunda fotografía, porque el daguerrotipo original se ha extraviado.

Testamento de Don José de San Martín (1844)

París, 23 de enero de 1844

En el nombre de Dios todo Poderoso a quien conozco como Hacedor del
Universo: Digo yo José de San Martín, Generalísimo de la República del
Perú, y Fundador de su libertad, Capitán General de la de Chile, y
Brigadier General de la confederación Argentina, qe. visto el mal estado de mi
salud, declaro por el presente Testamento lo siguiente:
Primero. Dejo pr. Mi absoluta Heredera de mis bienes, havidos y por haver a mi
única Hija Mercedes de San Martín actualmente casada con Mariano Balcarce.
2º- Es mi expresa boluntad el que mi Hija suministre a mi Hermana María
Elena, una Pensión de Mil – frans. anuales, y a su fallecimiento, se continue
pagando a su hija Petronila, una de 250 hasta su muerte, sin qe. pa. asegurar
este don qe. hago a mi hermana y Sobrina, sea necesarias otra Hipoteca qe. la
confianza qe. me asiste de qe. mi hija y sus herederos cumplirán religiosamente
ésta mi boluntad.
3º – El Sable que me a acompañado en toda la Guerra de la Independencia de la
América del Sud, le será entregado al General de la República Argentina don
Juan Manuel de Rosas, como una prueba de satisfacción, qe. como Argentino he
tenido al ver la firmeza con qe. ha sostenido el honor de la República contra las
injustas pretensiones de los Extranjeros qe. tratan de Umillarla.
4º – Proibo el que se me haga ningún género de Funeral, y desde el lugar en qe
falleciere se me conducirá directamente, al Cementerio sin ningún
acompañamiento, pero si desearía, el que mi Corazón fuese depositado en el de
Buenos Ayres.
5º -Declaro no deber ni haver jamás debido nada, a nadie.
E6º -Aunque. es verdad qe. todos mis Anelos no han tenido otro objeto qe. el bien
de mi Hija amada, debo confesar, que la honrada conducta de esta, y el
constante cariño y esmero qe. siempre me ha manifestado, han recompensado
con Usura, todos mis esmeros haciendo mi bejez feliz. Yo la ruego continúe con
el mismo cuidado y contracción la educación de sus Hijas (a las qe. abrazo con
todo mi Corazón) si es qe. a su vez quiere tener la misma feliz suerte qe. yo he
tenido; igual encargo hago a su Esposo, cuya honrrades, y hombía de bien no ha
desmentido la opinión qe. havía formado de él, lo qe. me garantiza continuará
haciendo la felicidad de mi Hija y Nietas.
7º – Todo otro Testamento o Disposición anterior al Presente queda Nulo y sin
ningún balor.
Hecho en París a Veynte y tres de Enero del año de mil ochocientos quarenta y
quatro, y escrito todo el de mi puño y letra
José de San Martín
Artículo Adicional: Es mi boluntad el qe. el Estandarte que el Bravo Español
Dn. Francisco Pizarro tremoló en la Conquista de Perú sea debuelto a esta
República (a pesar de ser propiedad mía) siempre que sus Goviernos hallan
realizado las Recompensas y honores con qe. me honró su primer Congreso.

José de San Martín

Posted in: General