“no realizaría publicidad oficial ni haría inauguraciones de obras públicas en los 30 días previos a los comicios.”

Posted on 5 julio 2011

1



¿Qué fue de?

La promesa de Macri de limitar la publicidad oficial

Por Matías Miguens
Viernes 01 de Julio de 2011

En 2007, el actual jefe de Gobierno prometió no usar ese recurso en época electoral, pero en 2009 vetó una ley que reglamentaba su uso. 

En plena campaña electoral, en mayo de 2007, Mauricio Macri denunció en una conferencia de prensa, una “campaña sucia” en contra de su partido. En ese contexto, el por entonces candidato a jefe de Gobierno prometió que si ganabaaquellas elecciones e iba a una futura reelección no realizaría publicidad oficial ni haría inauguraciones de obras públicas en los 30 días previos a los comicios. Sin embargo, los especialistas destacan que la publicidad oficial actual tiene elementos relacionados a su partido y se siguen haciendo a pocas semanas de la elección.

Consultado por Chequeado.com, el director ejecutivo de la ONG Poder Ciudadano, Hernán Charosky, explicó que la publicidad oficial “es aquella que se contrata por algún organismo gubernamental y tiene como uno de sus principales objetivos informar a la ciudadanía acerca de cómo utilizar sus servicios públicos. Debe facilitar la comunicación entre los ciudadanos y el Estado, pero nunca tener fines propagandísticos”. Respecto a esto último, Charosky destacó que se trata de un “principio ético más que legal, ya que el problema es, justamente, que no existe ninguna ley que lo regule. Hay, además, un margen discutible sobre cuando una publicidad oficial es servicio y cuando es propaganda.” 

Sin embargo, existen formas de determinar cuándo se usa la publicidad oficial como elemento de propaganda. En términos cuantitativos, Charosky remarcó que se manifiesta con un incremento en el gasto de publicidad en años electorales. Sobre este punto, la directora del Área de Libertad de Expresión de la Asociación por los Derechos Civiles (ADC),  Eleonora Rabinovich, contó a Chequeado.com “que desde el ADC, se solicitó al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires un pedido de informes sobre el gasto en publicidad oficial de los últimos meses, pero, desafortunadamente, no contestaron.” 

En términos cualitativos, el director de Poder Ciudadano explicó que la publicidad oficial como propaganda se manifiesta a través de la asociación de imágenes o colores “con una imagen corporativa asimilada a un partido“. A nivel nacional, destaca que el Candombe “Nunca Menos” publicitado en los partidos de fútbol “que muestra imágenes del ex presidente, Néstor Kirchner, es un ejemplo grosero del uso de la publicidad oficial”. En el caso del Gobierno de la Ciudad, lo es la utilización del color amarillo que hace referencia al PRO, o el famoso ‘Haciendo Buenos Aires’”.Además, subrayó: “Macri no sólo incumplió con su palabra, sino que cuando tuvo la posibilidad de regular la publicidad oficial con una ley aprobada por mayoría legislativa, la vetó.”

Efectivamente, en 2009, Macri vetó (entre otros) el artículo 9 de la ley de publicidad oficial. El mismo establecía que “el Gobierno y las restantes dependencias y organismos de la administración pública de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires no deben emitir publicidad en ningún medio de comunicación durante los treinta (30) días inmediatamente anteriores a la fecha fijada para elecciones de autoridades locales”. Otro de los artículos vetados, el 8, prohibía que la publicidad oficial incluyera, entre otros aspectos, nombre, voz, imagen o cualquier otro elemento identificable del sector público de la Ciudad de Buenos Aires. También impedía la inclusión de frases, símbolos, logos, color y cualquier otro elemento identificable con partidos o agrupaciones políticas. 

Hoy, a menos de 30 días de las elecciones a Jefe de Gobierno, que se realizarán el 10 de julio, se hace uso de publicidad oficial, en muchos casos con elementos asociados al PRO. Además se llevan a cabo inauguraciones, como la del aliviador del Arroyo Maldonado, presentado ayer por Macri.

La pelea por la Capital

Macri se quejó de la “campaña sucia”en afiches y en la prensa

No dio nombres de los autores, pero dijo que lo mismo ocurrió en 2003 y en 2005

Martes 08 de mayo de 2007 | Publicado en edición impresa

Macri se quejó de la "campaña sucia"en afiches y en la prensa

Macri habló rodeado de afiches que lo señalan como “un saltimbanqui” y “un candidato haragán”.  / Prensa Pro

Era difícil imaginar una escenografía más antimacrista: “Estaría bueno que los pobres viva bien… lejos”, se podía leer en una de las fotos colgadas en la sede de Pro que reproducían algunos de los ataques recibidos en los últimos días por el candidato de esa fuerza.

En ese contexto, y sin dar precisiones sobre los autores, Mauricio Macri denunció que hay una “campaña sucia” en su contra e incluyó en ella a algunos medios que publicaron notas críticas hacia su persona.

“No estamos de acuerdo con la campaña sucia. Es una falta de respeto a los vecinos ensuciar la ciudad con agresiones. A cada agresión nosotros vamos a responder con una propuesta. Todos los días, de acá a las elecciones, vamos a difundir una propuesta concreta”, dijo el candidato a jefe de gobierno porteño de Pro.

Pese a la insistencia de los periodistas, Macri no quiso apuntar a ninguno de sus rivales. “Son los políticos, que están acostumbrados a hacer política de esta manera”, dijo el diputado, aunque recordó que lo mismo le hicieron en 2003 y en 2005.

Hace cuatro años, Macri enfrentó a la fórmula compuesta por Aníbal Ibarra (hoy aliado de su rival Daniel Filmus) y Jorge Telerman (su otro rival de importancia). En 2005 compitió -como candidato a diputado- contra Rafael Bielsa y contra Elisa Carrió, aunque siempre creyó que los ataques venían del comando de campaña kirchnerista.

El sábado último Telerman había sugerido que algunos de los afiches en su contra habían sido realizados por el macrismo. El presidente de Boca respondió que ponía “las manos en el fuego” por que sus colaboradores no están involucrados en la guerra de afiches.

Con la excusa de que “ser breve es Pro”, Macri habló tres minutos y dio otros cinco minutos para las preguntas. Estaba rodeado de fotos que reproducían algunas de las chicanas en su contra, como la que lo muestra saltando un bache y dice “Macri, sos un saltimbanqui”, en referencia a las vacilaciones del dirigente antes de decidirse por la candidatura porteña.

Por lo bajo, algunos dirigentes macristas reconocían que la serie que satiriza la campaña oficial de Pro (“Estaría bueno Buenos Aires”, en fondo amarillo) es “creativa”. Allí se leen mensajes como “estaría bueno que mi afiche diga algo”, “estaría bueno que Buenos Aires sea de papi” o “estaría bueno que la ciudad sea de todos… los Macri”, aunque también hay algunos que además de la chicana incluyen críticas concretas, como aquel que recuerda que el diputado faltó a más de la mitad de las sesiones en la Cámara baja.

La prensa, involucrada

A los costados de Macri había también reproducciones a gran escala de las tapas de dos ejemplares de las revistas Siete Días y Noticias . En la primera se promocionaba una nota sobre la vida sentimental de Macri y en la segunda se lo definía como “un candidato haragán”.

-¿Cree que esas revistas responden a algún partido político? -preguntó LA NACION.

-Responden a una campaña de difamación.

Aunque no nombró a Telerman, sí le dedicó una crítica solapada cuando prometió que -en caso de ganar estas elecciones y de buscar una reelección dentro de cuatro años- no realizará publicidad oficial ni inauguraciones de obras públicas en los 30 días previos a los comicios.

De todos modos, elogió a ARI, el partido fundado por Elisa Carrió y que hoy está aliado al jefe de gobierno, porque “como Pro, ha defendido mucho el cumplimiento de la ley y que se cumplan los topes de gastos en campaña”.

Macri exigió que, así como lo hizo él como diputado nacional y presidente del club Boca Juniors, los restantes candidatos también solicitaran licencia en sus cargos mientras dure la campaña.

Y recordó que fue el único candidato que firmó el compromiso con la organización Poder Ciudadano para transparentar los gastos de campaña. “Nosotros seguimos completando los informes para que se sepa en qué gastamos el dinero en campaña y auditaremos qué es lo que hacen nuestros adversarios para volcarlo en un informe que presentaremos a Poder Ciudadano y a la justicia electoral”, afirmó.

Por Oliver Galak
De la Redacción de LA NACION 

Posted in: General