Qué familia los Khadafi

Posted on 21 mayo 2011

0



Por Juan Gelman

El dictador, su hija y sus cuatro hijos conocen hoy dos caras del desastre: una revuelta popular armada que probablemente les quite el poder y el congelamiento de sus riquezas ingentes tras 42 años de opresión. El Tesoro británico empezó con 1600 millones de dólares y se estima que los haberes de los Khadafi en Inglaterra podrían ascender a 16.000 millones. EE.UU. congeló 32.000 millones en efectivo repartidos en numerosos bancos. Suiza procedió del mismo modo aunque se ignora la cantidad de esos fondos. Se investiga en qué medida son riquezas personales y/o del gobierno libio, aunque a saber si las dos cosas no son una sola. Lo dijo el mismo Khadafi: Libia es él.

Londres y Washington iniciaron investigaciones para separar las aguas y el tema es arduo. La Autoridad Libia de Inversiones (LIA, por sus siglas en inglés) maneja el dinero recaudado por la venta de petróleo y se encarga de colocarlo en países europeos, árabes, africanos y en el propio EE.UU. Se estima que el valor de sus recursos oscila entre los 95 y los 116 mil millones de dólares, pero su funcionamiento es opaco y opera mediante siete subsidiarias y no pocos testaferros. Posee –tres ejemplos– el 3,01 de las acciones del gigante mediático Pearson, dueño del Financial Times, inversiones en el banco UniCredit de Italia y el 83,5 por ciento del Banco Comercial Arabe-Británico. Algo es algo.

Khadafi tiene su propio lobby en el Capitolio: representa a “una amplia coalición de intereses de compañías petroleras, industrias armamentistas y firmas de cabildeo muy conectadas con académicos neoconservadores y profesores de la Harvard Business School” que, sin mayores preocupaciones por la feroz represión y la violación constante de los derechos humanos de los libios, hace años trabaja para “mejorar” la relaciones con Libia sin desdeñar, desde luego, el beneficio personal que se obtiene en la tarea (www.huffington.post.com, 24-2-11).

Megaempresas como BP, Chevron, ExxonMobil y Halliburton crearon la Asociación de Negocios EE.UU.-Libia en el 2005 inmediatamente después de que W. Bush anulara las sanciones al régimen de Khadafi. Este había renunciado a su plan nuclear y anunciado que se sumaba a la llamada guerra antiterrorista. Lo cierto es que, como señala hoy la oposición rebelde, la familia Khadafi se enriqueció de manera descomunal a expensas del pueblo libio y contó con sólidos apoyos del ámbito financiero y petrolero que apuntalaron su ominosa política interior. Hoy “el Líder de la Revolución” esgrime la amenaza de una invasión EE.UU.-OTAN para lograr un apoyo popular que no tiene. Esa invasión, de producirse, mucho lo ayudaría a mantenerse en el poder.

La rapacidad de los Khadafi no se limita al afuera: dos cables que Wikileaks filtró y The New York Times dio a conocer revelan que los hermanos Khadafi no vacilan en enfrentarse con dureza habiendo dinero de por medio. Ocurrió cuando Coca-Cola decidió instalarse en Libia en el 2005 dado que el dictador se había vuelto bueno. La empresa carecía hasta entonces de una planta embotelladora en el lugar y comenzó su negocio por intermedio de una franquicia otorgada a la Global Beverage Company. Los hijos del coronel, Mutassim y Mohammed, querían, cada uno, el control exclusivo de la empresa.

El conflicto estalló a fines del 2005, dos semanas después de que la instalación comenzara a funcionar: milicianos leales a Mutassim ocuparon la embotelladora hasta febrero del 2006 y cortaron la producción. En uno de los cables del Departamento de Estado se relata que el 28 de diciembre de 2005 “dos vehículos militares con personal armado sin una clara identificación irrumpieron ilegalmente en las instalaciones, desalojaron a los empleados y cerraron la planta”. Un trabajador extranjero salió herido y la tropa destruyó algunas máquinas. Los gerentes y encargados pudieron, al principio, entrar “de a uno o de a dos” y luego se les prohibió el ingreso por completo. “Nunca una autoridad libia ofreció una justificación legal del cierre de la planta.”

La pelea “fraternal” se calentó en febrero del 2006: los leales a Mutassim entraron en la residencia de Mohammed, robaron y secuestraron a uno de sus primos “para mandarle una señal al ingeniero (Mohammed)”, precisa el cable. La hermana, Aisha Khadafi, logró finalmente un acuerdo pacificador: Mohammed vendía sus acciones en la embotelladora y Mutassim desocupaba la empresa. Eso ocurrió.

Seif Islam es otro de los hijos del dictador. Obtuvo un doctorado en la muy prestigiosa y muy difícil London School of Economics a cambio, al parecer, de una “donación” de 2,5 millones de dólares de la que, por cierto, la institución sólo ha recibido casi medio millón hasta el momento. Su director, Sir Howard Davies, acaba de renunciar. Aunque sus estudios versaron sobre democracia y sociedad civil, Seif vocifera contra los rebeldes y, como su padre, no desiste de amenazar y reprimir. Debe haber sido un pésimo alumno.

Anuncios
Posted in: General