Trabajo esclavo en San Pedro: Esclavo pero en blanco, viejo…

Posted on 7 enero 2011

1



La compañía Nidera reconoció que las 133 personas reducidas a la servidumbre que fueron encontradas en el establecimiento El Algarrobo trabajan para ellos. “Nuestra Empresa contrata a todo el personal sin excepción cumpliendo las condicones que establece la ley, por tal motivo, las 133 personas que trabajan en el campo de la zona de San Pedro que mencionan los medios estaban debidamente registradas”, indicó la empresa en un comunicado interno. Allí se autodefinió, tal como reza el textual, con las mayúsculas “Nuestra Empresa”.

Las autoridades laborales bonaerenses habían dicho que no estaba probada la relación entre el predio en el que 133 personas provenientes de Santiago del Estero que no sabían donde estaban y a las que se les hacía pagar por su comida, pero el documento de la empresa prueba que no sólo hay relación sino que hay dependencia directa.

El Ministerio de la Provincia de Buenos Aires aún no puede certificar si los trabajadores están o no en blanco y hoy vence el plazo para que la empresa se presente ante la delegación de la cartera laboral en San Pedro a probar que los trabajadores que fueron hacinados en galpones de chapa sin agua, luz ni sanitarios estaban “debidamente registrados”.

Conceptos. El memo fue enviado ayer a las 10:57 desde la oficina de recursos humanos a los trabajadores de Nidera. Allí, una de las exportadoras más importantes de granos y aceites del país, reconoció que contrata “personal temporario” para el proceso de producción de semillas híbridas de maíz.

Ocurre que el concepto de personal temporario no es aplicable al trabajo rural, ya que la Ley 22.248 -que establece el Régimen Nacional de Trabajo Agrario- no permite la contratación de personal eventual. Existen los trabajadores permanentes y los no permanentes.

“Las contrataciones temporarias que Nidera realiza para esta actividad se hacen en su totalidad bajo los términos de la ley 22.248 abonando a los trabajadores un salario conforme a lo que determina la norma para dicha tarea”, aseguró la empresa en ese memo interno.

Se aclaró también: “La totalidad del personal tiene realizado previo a su ingreso los exámenes médicos preocupacionales y el alta temprana en la AFIP y cuando se le abonó su salario generó los aportes y contribuciones correspondientes a la Seguridad Social”.

Nidera utilizó el tiempo pasado, e intentó afirmar que se les pagó el salario a los trabajadores en cuestión. Sin embargo, el propio viceministro de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, Carlos Molina, indicó a este diario que al momento del allanamiento “todavía no habían cobrado nada”.

De la circular también se desprende que Nidera está preocupada por las derivaciones que pueda tener el caso, ya que hacia el final del documento indicó: “Realizaremos todas las acciones que sean necesarias para conservar nuestro prestigio como empresa y la reputación de las personas involucradas”.

La empresa. La filial argentina de Nidera fue fundada en 1929 por comerciantes de granos holandeses. En1996 obtuvo la primera autorización para liberar al consumo humano y animal la soja transgénica resistente al glifosato.

En septiembre del año pasado, la AFIP anunció que estaba investigando por evasión impositiva a cuatro de las mayores exportadoras de granos. Nidera era una de ellas.

 

http://www.diariobae.com/argentina/autoridades-de-nidera-admitieron-que-133-peones-el-el-algarrobo-trabajaban-para-ellos.htm

 

Ahora la nota que destapó todo esto en Página12 del fin de semana.

Una vida nueva

El procedimiento realizado el 30 de diciembre en San Pedro ilustra de qué son capaces los mercados sin control. Nidera, transnacional granera que la AFIP denunció por evasión de 260 millones, tenía encerrados a 130 trabajadores del norte, adultos y adolescentes, que no sabían dónde estaban, no podían salir, no tenían luz ni agua y se les descontaba del salario en negro las provisiones que la empresa les vendía a precios alucinantes, incluyendo fideos gratuitos de los planes sociales de Scioli.

Por Horacio Verbitsky

Una de las grandes traders exportadoras de productos agropecuarios, a la que el Estado Nacional investiga por evasión de impuestos, explotaba el trabajo esclavo de adultos y niños traídos desde provincias del norte. Los alojaba en trailers de chapa, en los que dormían hacinados de a veinte. La jornada laboral era de diez horas incluido el día de Navidad, bajo el rayo del sol, sin luz, sin agua potable salvo la que recibían en baldes. No podían salir de los límites de la propiedad en la que trabajaban ni conocían cuál sería su remuneración. La paga se difería para el último día del contrato informal, ya que no estaba registrado. Mientras, les descontaban todo lo que consumían a precios tan exorbitantes que nunca tenían un saldo favorable para cobrar. Les anotaban 80 pesos por una bolsa de papas, 65 por una de cebollas, 54 por un pollo, 17 por un atado de cigarrillos, ocho por un kilo de pan viejo y dos por recargar la batería del celular. También se hallaron fideos con la leyenda del ministerio de Desarrollo Social. Por un paquete, cuya venta está prohibida, los esclavos debían pagar 35 pesos. El titular de ese ministerio, Baldomero Alvarez de Oliveira, es el padrino político del ex intendente de San Pedro Julio Pángaro, quien este año fue designado secretario legal y técnico del ministerio de Justicia y Seguridad. También se encontraron alimentos vencidos. El único dinero que recibieron en las tres semanas transcurridas antes del allanamiento, fueron 12 pesos “para comprar pan dulce”. El ministro de Trabajo provincial, Oscar Cuartango, dijo que los hechos descubiertos rozaban el crimen de lesa humanidad.

Un millar

El campamento alojaba a 130 personas, entre ellas unos 30 niños y adolescentes, pero la justicia considera que hay por lo menos un millar en las mismas condiciones, en otros campos próximos a San Pedro.

Su representación sindical corresponde a la Unión de Trabajadores Rurales y Estibadores, Uatre, conducida por Gerónimo Venegas, fundador junto con José Luis Barrionuevo de la denominada CGT Azul y Blanca.

Los delegados de Uatre recién llegaron al lugar una vez que el titular de la Unidad Fiscal de Investigaciones N0 6 de San Nicolás, Rubén Darío Giagnorio, notificó al ministerio de Trabajo de la situación. El representante de Uatre en San Pedro, Cecilio Salazar es el líder local del peornismo opositor. Una de sus actividades más notorias ha sido el auspicio de Uatre al corredor de carreras de autos Pichi Iglesias, lo cual provocó críticas en un gremio de paupérrimos afiliados.

A principios de diciembre, Giagnorio ordenó a la patrulla rural del Pueblo Doyle que rondara los campos de la zona en búsqueda de situaciones irregulares en la cosecha del maíz, que son habituales a esta altura del año, cuando son traídos trabajadores temporales desde el interior para desflorar maíz, una actividad que sólo se realiza en forma manual. Giagnorio dijo que lo hizo en aplicación de la política criminal determinada por el Ministerio Público Fiscal que él integra.

El 20 de diciembre la patrulla le comunicó sus observaciones sobre la Estancia El Algarrobo, ubicada en el Paraje Beladrich, a pocos kilómetros de Santa Lucía, partido de San Pedro. Se trata de una finca de unas 1600 hectáreas, de las cuales 200 están arrendadas a Nidera.

El acceso es dificultoso porque está a 12 km de la ruta más próxima. El miércoles 22 el fiscal solicitó una orden de allanamiento a la titular del Juzgado de Garantías N0 1 de San Nicolás, pero la jueza María Laura Vázquez se la negó, porque adujo que no había pruebas. Giagnorio prefirió que las patrullas rurales no se acercaran demasiado, para evitar que fueran advertidas y se levantaran los campamentos antes de que pudiera intervenir. Ante la negativa judicial comunicó su presunción a los ministerios de Trabajo y de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires y a la Oficina de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata, del ministerio de Justicia de la Nación. El ministerio de Trabajo de la Provincia tiene el poder de policía en estos casos y el miércoles 29 se presentó para inspeccionar la situación detectada por el fiscal. Giagnorio participó como veedor. Como escribió en su mensaje del 31 de diciembre un cura que ejerce en Haití su opción por los pobres, hay lugares y personas que más que un año nuevo precisan una vida nueva.

Éste es el doloroso contraste con la Argentina eufórica de consumo y placeres que desde la tarde del jueves colmó todas las rutas de salida de las grandes ciudades.

 

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-159715-2011-01-02.html

Anuncios
Posted in: General