los miedos de los medios: ayer riesgo país y dolar. hoy tomas de tierras…

Posted on 14 diciembre 2010

0



Invisibles

Debieron morir tres personas para que quedara en evidencia un conflicto social que no nació en el Parque Indoamericano. La crisis habitacional que se expresa en tomas de terrenos públicos y en feroces desalojos, son moneda corriente en el conurbano. Esos casos no llegan a los medios porque la pelea política de fondo no provoca las explosiones de los cruces kirchnerismo-macrismo.

La crisis de Villa Soldati volvió ostensible una situación que se repite asiduamente en el Conurbano. Con epicentro en La Matanza, la ocupación de predios es una práctica cotidiana donde se entremezclan la necesidad de viviendas de miles de personas con el aprovechamiento de intermediarios que lucran con la pobreza. Sin embargo, el fenómeno estaba fuera de la agenda y para el poder político se trataba de una realidad que alcanzaba con administrar en vez de transformar. Fue necesario que el reclamo cruzara la avenida General Paz, se intensificara con la pelea política entre dos gobiernos y se transmitiera en directo por televisión para darle visibilidad.



El viernes pasado, la policía de Buenos Aires desalojó con disparos y golpes a las personas que ocupaban terrenos aledaños a la localidad conocida como Villa Palito, en La Matanza. En la semana, quienes ocupaban las tierras encabezarán una manifestación frente a la municipalidad. El conflicto se arrastra hace meses,
como lo refleja por ejemplo el diario El1 que edita la Universidad de la Matanza, pero su repercusión se limita a un círculo restringido de la opinión pública del municipio.

Meses atrás, un grupo de vecinos de Ciudad Evita había cortado la ruta 21 para pedir viviendas. Paralelamente, en torno al centro de distribución de Coca Cola, en San Justo, se ocuparon tierras que permanecían baldías.

El Camino de Cintura divide como la curva de un compás el corazón de La Matanza y muestra en su flanco más distante de la Capital Federal la realidad de kilómetros de tierras que se cubren progresivamente de viviendas precarias.

Y también unas semanas atrás un conflicto similar de había desarrollado en San Justo, La Matanza, en las
inmediaciones de un hipermercado. En esa oportunidad intervino la Gendarmería Nacional que, según testigos de lo ocurrido, desocuparon el predio mediante el uso de balas de goma y gases lacrimógenos.

El problema late con una dimensión que excede largamente la necesidad de un puñado de familias. El censo que el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación realizó en el Villa Soldati expresó crudamente la magnitud del problema: al menos cinco mil personas, pertenecientes a 1.650 grupos familiares, ocupan en forma ilegal terrenos en el Parque Indoamericano, de acuerdo con los resultados parciales del estudio.

El informe fue difundido por la cartera a cargo de Alicia Kirchner en base al trabajo que realizan unos 250 agentes en el parque de 130 hectáreas, en torno al cual se concentran unos 1.200 efectivos de Prefectura y Gendarmería Nacional.

La solución del problema exige el control firme de un bisturí que diferencie entre familias necesitadas y aprovechadores.

La fundadora y administradora del comedor comunitario Los Piletones, Margarita Barrientos, denunció que “el 80 por ciento” de las personas que ocupan el parque Indoamericano desde el martes último “tiene casa” y tomó ese predio porteño alentado por “punteros políticos” con la promesa de recibir “subsidios”. Más allá de la certeza del porcentaje, la denuncia advierte sobre la mezcolanza de intereses que atraviesan la realidad del parque. Algo similar relató a La nota de tapa el dirigente del Frente Popular Darío Satillán, Dional Pérez, referente de la Villa 20. “Hay mucha gente dentro del parque que ya tiene vivienda y está ahí para hacer un negocio. Tenemos que hacer un buen censo para que le llegue la solución al que realmente la necesita”, afirmó Pérez.

http://lanotadetapa.com/2010/12/13/invisibles/

Anuncios
Posted in: General