Ricardo o Ricardito, se lanzó Alfonsín…

Posted on 4 diciembre 2010

0



PODER, ROSCA

Ricardo o Ricardito

Alfonsín lanza su candidatura presidencial.

Es el primero en presentarse oficialmente como aspirante a suceder a Cristina Fernández. Se convirtió en figura nacional tras la muerte de su padre. Y su principal desafío de campaña será demostrar que es capaz de convertirse en un líder político y producir ideas propias, más allá de la “portación de apellido”.

Desde hoy, el diputado nacional Alfonsín tiene menos de un año para persuadir a la población de que su propuesta, cuando la exponga, será capaz de mejorar la Argentina y que él no es solamente el hijo del fallecido ex presidente, sino que posee esos atributos necesarios para liderar un movimiento político, como la virtud del “saber práctico”, a decir de los clásicos, la “prudencia” para ejercer el poder.

El luto, el apellido y el clamor popular por su fallecido padre hicieron de Ricardito Alfonsín una figura “nacional”. De hecho, su vida política no cuenta con grandes hitos.

Al contrario, es una historia más bien modesta: fue electo convencional de la UCR en 1993; con la Alianza, en 1999, llegó a la Legislatura bonaerense y en 2007 obtuvo apenas el 5 por ciento de los votos como candidato a Gobernador. El año pasado secundó a Margarita Stolbizer en la lista de diputados nacionales y logró, tres meses después de la muerte del ex presidente, su primer cargo nacional. Su padre debió recorrer un camino mucho más largo para llegar el 7 de diciembre de 1982 al Luna Park, al acto de lanzamiento de su precandidatura presidencial: más de treinta años de militancia y la creación de una corriente interna propia, el Movimiento de Renovación y Cambio, que había logrado apoderarse primero de la jefatura del partido, luego de haber sido derrotada una década atrás por el balbinismo. Fue una larga senda dedicada a la difusión de sus ideas y a la construcción de un espacio de poder propio. Como Raúl Alfonsín, Fernando de la Rúa, Ricardo Balbín y Arturo Frondizi llegaron primero a presidir la UCR antes d

e lanzarse a la pelea por la Casa Rosada. Alfonsín (hijo) no lidera a su partido político y esa es una de sus principales debilidades.

Su candidatura está basada en ese respaldo popular que nació con la muerte del ex jefe de Estado. Y él lo sabe. Todavía cuesta identificar detrás del sorprendente parecido que tiene con su padre, ideas propias que sean capaces de movilizar y seducir a una tropa dispersa, en parte descreída y enemistada entre sí. Raúl, en su mensaje por los 25 años de democracia, y citan

http://lanotadetapa.com/2010/12/03/ricardo-o-ricardito/do “El miedo a la libertad” de Erich Fromm, reflexionaba que “el derecho de expresar nuestros pensamientos tiene algún significado tan sólo si somos capaces de tener pensamientos propios”. La presidencia partidaria tampoco garantiza liderazgo hoy. Ernesto Sanz, que llegó a su puesto por consenso y no por la vía electoral, está hoy en el centro de las críticas de los alfonsinistas y cobistas por el coqueteo su propia candidatura.

La identidad del Movimiento de Renovación Nacional (MORENA) que integra Ricardo Alfonsín radica en la noción de

“pertenencia” radical. Reúne a los que se quedaron después de la debacle de 2001, frente a los que se fueron, como Julio Cobos y la mayoría de sus seguidores. El debate de ideas aún no está maduro como para saber si esa “identidad” radical será suficiente como para crear un programa de gobierno sustentable. Hace pocos días el candidato lanzó un observatorio de ideas, la “Plataforma Abierta 2011”, para debatir una propuesta de gestión durante los próximos meses con intelectuales y militantes de todo el país. Alfonsín logró, sin embargo, encontrar un lugar para sí. Apelando al diálogo, al rechazo por la confrontación, se ha erigido en el pivote de un espacio progresista que pretende confluir el año próximo. En esas conversaciones están el Partido Socialista y el GEN de Stolbizer, y en la ciudad se les sumaron el Diálogo por Buenos Aires de Aníbal Ibarra y la ex ministra de Salud, Graciela O

caña. Esa postura dialoguista le ha permitido apartarse de la oposición más crítica al gobierno, representada hoy por la Coalición Cívica de Elisa Carrió, y establecer diferencias con la gestión de Cristina Kirchner. La estrategia es la principal fuente de críticas del cobismo, desde donde acusan al adversario interno de ser “funcional” a la Casa Rosada. La “no violencia” -nacida por otros motivos y en otro contexto histórico- fue el centro de la campaña alfonsinista de 1982 y 1983. Pero la principal crítica que recibe es sobre su falta de experiencia en cargos ejecutivos, discurso que pregonan con especial asiduidad los seguidores de Julio Cobos, ex gobernador de Mendoza. Él se defiende y advierte que la principal virtud que debe reunir un hombre para presidir la República es “saber elegir”: las prioridades y los cuadros técnicos, el equipo de gestión.

Como su padre, Ricardo abraza la bandera del centro izquierda, de la socialdemocracia, del progresismo. Es un defensor de los derechos civiles (votó a favor de la Ley de Matrimonio Igualitario en el Congreso), pregona el respeto a las instituciones y hasta ahora su solgan de campaña ha sido “transformar el crecimiento en desarrollo”, como propuesta superadora al período kirchnerista. Aún no ha explicado cómo lo haría en caso de llegar. El discurso de lanzamiento de Ricardo Alfonsín estuvo dirigido a diferenciarse del gobierno pero sin ataques ni acusaciones -“yo nunca agredo a nadie”-, sino proponiendo un cambio en la “valoración de las prioridades” orientado al “crecimiento con desarrollo” y a la “democracia social”. Ese pensamiento podría resumirse en una frase: “Se acaba el despilfarro, vuelven las prioridades morales”. Y buscó despejar los fantasmas que acosan al radicalismo y a su propia figura. “¿Inflación? A los radicales no nos pasa más. Somos los que más sabemos”, o “Por qué le vamos a tener miedo a la CGT, si los trabajadores nos van a acompañar a nosotros. El miedo es reaccionario”.

Alfonsín lanzó su carrera. En unos meses se sabrá si Ricardo ha dejado de ser Ricardito.

Anuncios
Posted in: General