S.C.V. “Todos los jóvenes pobres son potenciales delincuentes. La correlación ideológica que hacen es alarmante.

Posted on 13 octubre 2010

0



ENTREVISTA A SILVINA GVIRTZ,

DIRECTORA DE LA MAESTRÍA EN EDUCACIÓN DE LA UNIVERSIDAD DE SAN ANDRÉS

La especialista calificó como “preocupante” el proyecto de Cobos que obtuvo media sanción del Senado. Cree que tiene un enfoque basado en la inseguridad. A la vez, rescata la Asignación por Hijo como política de inclusión social.

Es muy preocupante el proyecto del Servicio Cívico Voluntario. No es un chiste. Muestra un retroceso respecto de lo que se está haciendo en educación. No hay ningún país del mundo que haya puesto en práctica políticas de inclusión con proyectos de este tipo.”

Quien habla es Silvina Gvirtz, doctora en Educación. Actualmente dirige una maestría en la Universidad de San Andrés y un proyecto de la Unesco (el ente de las Naciones Unidas especializado en cultura y educación) llamado “Escuelas del Bicentenario”, en el cual intervienen seis provincias y 40 empresas. Antes de comenzar la entrevista advierte sobre el abordaje mediático del Servicio Cívico Voluntario (SCV): “Si yo tengo un problema en un riñón, no le voy a preguntar a mi vecino. Tengo que hacer una consulta con un médico. Con este tema es igual, deberían opinar los especialistas”, asegura.

–¿Por qué puede surgir un proyecto de ese tipo en el siglo XXI?

–Yo creo que Cobos quiso hacer una movida política, pero para hacerla no consulta a los especialistas en el tema. No hay ningún especialista que haya salido a defender el proyecto.

–¿Por qué?

–Es muy preocupante el proyecto. No es un chiste. Muestra un retroceso respecto a lo que se está haciendo en educación. No hay ningún país del mundo que haya puesto en práctica políticas de inclusión con proyectos de este tipo. Por otro lado, en Mendoza no fue exitoso.

–¿Cómo se mide el éxito?

–Por ejemplo la tasa de deserción. Según los propios cobistas, que tienen números de los que uno podría dudar, el proyecto tuvo un 35% de deserción. Otro tanto sucede con la escuela secundaria ahora. No es una alternativa que tenga mejores logros. Hace pocos días la directora del proyecto contó que en los tres años que tuvo a su cargo el plan hubo 3000 alumnos. Entonces, evidentemente no fue convocante, y los jóvenes no adhirieron masivamente.

Pero hay otro problema: es un proyecto que, en vez de garantizar igualdad de oportunidades, discrimina. Si sos de clase alta, irás a un colegio de doble escolaridad con otro idioma y nuevas tecnologías. Y si sos pobre, te ofrecen ir a una escuela de “Artes y Oficios” que es una vergüenza.

El mercado laboral debe estar anonadado al oír que los chicos se van a formar en “Artes y Oficios”, uno de los cuales es talabartería. En un mundo en el que la demanda de puestos de trabajo cambia significativamente cada cinco años, no puede enseñársele a un chico durante cuatro años un oficio, sino que debe brindársele una educación generalista muy sólida, basada sobre habilidades, capacidades y lo que se llama en la jerga técnica competencias. Enseñarle que aprenda a aprender solo, para que cuando ese trabajo cambie, el estudiante o el adulto pueda ir aprendiendo las nuevas capacidades de trabajo

–¿Un año alcanza para conseguir solvencia en una especialización?

–Sí, claro. Pero si se busca ofrecer igualdad de oportunidades hay que formar a los estudiantes para que puedan ingresar a una universidad, si quieren y pueden seguirla con éxito. No es un problema de ingreso libre o restricto, sino que si quieren seguir estudiando tienen que poder hacerlo. La pregunta es por qué no reinsertar en el sistema educativo normal a los chicos que abandonan. Por qué no darles una oportunidad, que es la misma de los chicos de clase media. Aun más, si se tiene en cuentra que el proyecto de Cobos les ofrece una beca equivalente a tres Asignaciones Universales, ¿por qué no volverlos al sistema, cuando una beca de ese tipo es un incentivo enorme?

–Esa es precisamente la finalidad de la Asignación Universal por Hijo (AUH).

–Claro. Creo que con la AUH muchos de los 700 mil chicos que estaban afuera del sistema escolar deben de estar hoy adentro, sólo que el dato lo tendremos a fin de año. Ahí surge otro problema: el proyecto cobista ni siquiera estudió cuántos alumnos quedaron fuera del sistema post AUH. Hizo como si este no existiera.

La realidad es que la Asignación es una de las grandes medidas de política social que se tomaron en los últimos años, y está teniendo un impacto importante que no se puede desconocer.Me parece que el proyecto cobista intenta emparchar una situación y oculta algo que está escrito en la letra chica del proyecto. El Servicio Cívico Voluntario no pretende educar, pretende contener. Como se sabe, estas políticas no funcionan.

–¿Qué significa contener?

–Mi sensación, cuando los oigo hablar, es que ellos no pueden decir que quieren resolver el problema de la inseguridad y no van a resolverlo. Lo que sí digo es que en vez de plantear un proyecto tan ridículo podríamos ponernos un nuevo objetivo en el país, ahora que nos estabilizamos y hay crecimiento económico. Podríamos llevar las escuelas a jornada completa. Con esto digo: chicos en la escuela de 8 a 16 y no de 8 a 12 hs. Va a haber muchas más posibilidades de garantizar que esos chicos puedan tener una vida de calidad en términos laborales y muchas más oportunidades.

–¿Es una opción factible?

–Es factible. No se podría universalizarla de un tirón. Sería una locura en términos presupuestarios pretender ya mismo llevar todas las escuelas a jornada completa, pero sí el 30% de las escuelas más pobres. Es factible en primaria y en educación media. Lo que se estaría haciendo es similar al programa “Conectar Igualdad”, en cuanto a oportunidades. Las escuelas de “Artes y Oficios” no tendrían la posibilidad de una netbook por chico. ¿Por qué más discriminación? En la escuela común tendrán una netbook, en el SCV no.

–El proyecto habla de población en riesgo. ¿Cómo se determina quién pertenece a este sector?

No fija ningún estándar ni quintiles de ingreso: no se sabe. Así, cualquier pobre es población de riesgo, y hay una asociación entre juventud y delincuencia muy peligrosa. Todos los jóvenes pobres son potenciales delincuentes. La correlación ideológica que hacen es alarmante.

–¿Se imagina qué sería del país si se aprueba este proyecto?

–Sinceramente, vamos a un país muy conservador, en el peor sentido de la palabra, más bien destructivo de la democracia. Esto parece exagerado, pero masivamente esto tiene consecuencias graves. Uno de los pilares de la democracia es ofrecer igualdad de oportunidades y uno de los centros que ofrece por excelencia la igualdad de oportunidades es la escuela.

–Da la sensación de ser un proyecto que no generó tanto rechazo como podría haberse esperado.

–La gente está preocupada por la inseguridad: es un tema real y todos estamos preocupados por eso. ¿Qué hace Cobos? Dice “yo les voy a resolver la inseguridad: voy a meter a los jóvenes en los cuarteles, y voy a poner a los militares para controlarlos.” No lo dice, pero la letra chica del proyecto es que va a resolver los problemas de inseguridad. Es llamativo que se haya discutido en las comisiones vinculadas a seguridad y no en las de educación Lo que no saben es que no lo va a resolver, porque los pobres no son delincuentes. No se puede hacer esa correlación. Si no, vamos a estar todos muertos

Anuncios
Posted in: General