“Aquí no habrá olvido ni perdón”, dijo Correa

Posted on 1 octubre 2010

0



Intento de Golpe de Estado en Ecuador

Condenamos desde aquí el intento de Golpe. Condenamos a quienes lo mencionan como “golpe o motín

Las tapas de los diarios de hoy viernes 1/10. Las diferencias? las de siempre. Unos el “rescate a balazos” pero que ocurrió? Porque el rescate? de manos de quien y quien lo rescató? Otro, la “rebelión policial” Que no es lo mismo que golpe de estado. Porque es para pensar que “solo” una rebelión policial, haya podido generar tremendo quilombo sin apoyo de nadie, se entiende?

Los demás, lo siemple y lo que ocurrió. Golpe.




Un incidente que comenzó con una sublevación de policías descontentos por una ley que, entendieron, les reduce ingresos terminó en una asonada que podría haber sido organizada por el ex presidente Lucio Gutiérrez.

Fuerzas especiales rescataron anoche en medio de un tiroteo al presidente de Ecuador, Rafael Correa, del hospital donde estuvo retenido durante casi todo el día por la policía, tras un levantamiento de uniformados en protesta por una ley que supuestamente afecta sus ingresos.
Integrantes de las Fuerzas Armadas, que fueron leales a las instituciones en todo momento, y un grupo especial de la policía que no se había sublevado ingresaron por la fuerza al hospital, donde se vivieron combates cuerpo a cuerpo entre ambos bandos, mientras se temía por la vida de Correa. En el exterior, cientos de manifestantes que apoyaban el poder legal eran testigos angustiados de la balacera que duró más de media hora.
Con un casco, una máscara antigases y en silla de ruedas, Correa abandonó el Hospital Policial y fue conducido en sólo siete minutos al Palacio presidencial, donde una multitud esperaba ver al mandatario, que estalló en gritos y cantos de alegría ante su llegada. “Este ha sido el día más duro de mi gobierno”, declaró Correa (ver aparte), y se lamentó por “la sangre ecuatoriana derramada”
A primeras horas de la mañana, luego de que la policía se acuartelara, Correa decidió dirigirse al Regimiento Primero en Quito, tratando de exponer y mediar en los puntos de la Ley de Servicios Públicos. Tras asomarse a una de las ventanas del destacamento, los uniformados –“chapas”, para los ecuatorianos– gritaban consignas en contra del gobierno y a favor del ex presidente Lucio Gutiérrez. Ya desde ese momento se barajó la idea de que el país estaba al borde de un golpe de Estado puesto en marcha por grupos afines al militar retirado, quien tiene gran apoyo dentro de las fuerzas de Seguridad Pública.
Luego del conato de diálogo, Correa intentó salir, pero allí comenzaron los primeros incidentes y la policía atacó directamente al jefe del Estado con gases y empujones. Correa sólo se encontraba acompañado por la escolta presidencial y acarreando una rodilla aún en curación por una reciente operación. Tras la agresión, el mandatario fue internado en el Hospital de la Policía, el más cercano al lugar donde se encontraba, por lo que el grupo de sublevados pudo generar un cerco, logrando un virtual secuestro en la habitación en que era asistido el mandatario.
Gutiérrez rechazó estar por detrás del intento de golpe de Estado, como lo acusara el propio mandatario ante la sublevación de policías. “Quiero rechazar las cobardes, falsas y temerarias acusaciones del presidente Correa. Nadie quiere que termine su mandato. Nosotros respaldamos la democracia en Ecuador”, dijo Gutiérrez en una entrevista con la cadena televisiva estadounidense CNN. Sin embargo, horas antes pidió disolver el Parlamento y llamar a elecciones presidenciales anticipadas como solución a la crisis. En declaraciones telefónicas a la agencia Efe desde Brasilia, Gutiérrez dijo que “el único responsable de esta crisis y del “caos” es Correa. Pero durante la tarde de ayer Pablo Guerrero, ex abogado de Gutiérrez, lideró un asalto protagonizado por unos 40 civiles y policías contra las instalaciones de la cadena pública ECTV. Los asaltantes tomaron las principales salas del canal público y trataron de suspender la emisión de la cadena. El ex abogado de Gutiérrez fue identificado en las imágenes tomadas por Ecuador TV y divulgadas por Telesur.
Al saber la noticia, los ecuatorianos comenzaron a concentrarse en la Plaza Grande, frente al Palacio Carondelet (la casa de gobierno), en un total apoyo a la democracia en Ecuador. Ministros, alcaldes y funcionarios de gobierno, alentaron a la gente para que fuese al hospital a rescatar a Correa, quien en ese momento se encontraba en su habitación, recibiendo tratamiento para su rodilla y por los gases y golpes.
Al mediodía el gobierno declaró el estado de excepción y se oyó por primera vez al presidente en la radio pública.Mi integridad está en riesgo, la habitación está rodeada por este grupo de sublevados.” Con la voz quebrada saludó a su familia y a la patria, culpando directamente a los policías sublevados si algo le pasaba.
Mientras los manifestantes se acercaban al hospital, un cordón policial impedía el paso a la población quien les gritaba “asesinos…Nosotros les pagamos los gases que nos tiran.” Las Fuerzas Armadas expresaron su total apoyo al mando constitucional, y el pueblo continuó rodeando y defendiendo la sede de gobierno, bajo el lema “el pueblo unido jamás será vencido”.
Correa habló por radio a las 18 y dejó en claro que luego de “este día violento”, saldría del hospital “como presidente o cadáver”. <

Posted in: General