Macri no construyó una sola escuela en sus dos años y medio de gestión

Posted on 4 agosto 2010

1



Mientras tanto, la prioridad de su Gobierno, pasa, primero por salvarse él de las consecuencias del caso de las escuchas, luego por las veredas de palermo que quedaron paquetas y por último, por su bigote si o su bigote no…

Eso es lo que votaron los porteños, bien allí…

Al asumir, consiguió que se votara la Emergencia Edilicia Escolar, para agilizar las contrataciones directas. Aun así, el presupuesto para infraestructura bajó abruptamente, se subejecutó y el deterioro de los colegios es alarmante.

El pasado 7 de julio, Mauricio Macri lanzó un plan de infraestructura educativa, al que llamó “revolucionario”, para construir 15 nuevas escuelas y eliminar el déficit de vacantes con los 300 millones de pesos de la venta de tres terrenos fiscales en Catalinas Norte, en el barrio de Retiro. Sin embargo, en dos años y medio de gestión, el jefe de gobierno porteño no construyó una sola escuela.


Los ampulosos lanzamientos del jardín de infantes Casa Amarilla en el polo educativo de La Boca (en mayo de 2010) y la secundaria N˚6 en la villa 21 de Barracas (2009) consistieron, en realidad, en anuncios parciales o en la reutilización, en el segundo caso, de un galpón de la AFIP ya gestionado por Aníbal Ibarra en 2002.
“Lo de La Boca se debía terminar en 2008, y aún falta construir, porque era un complejo de cinco escuelas”, señaló a Tiempo Argentino el secretario general de UTE-Ctera, Eduardo López. El legislador Tito Nenna, de Encuentro Popular para la Victoria, agregó que “después no crearon más. Menos aún construir, porque para Macri la educación es un gasto, o un negocio”. Respecto a la plata de los terrenos de Catalinas, indicó que “aún no están asignadas las nuevas construcciones de escuelas”.

Según el relevamiento de UTE, hay todavía 45 escuelas porteñas con problemas de gas y 110 con deficiencias edilicias. Hoy, la Ciudad destina el 26% del presupuesto a Educación, 10 puntos porcentuales menos que hace 8 años. En contraste, durante la gestión de Aníbal Ibarra se crearon 21 nuevas escuelas. Y en sus dos años de gestión, Jorge Telerman terminó la construcción de otras nueve.


Al asumir, el macrismo consiguió que la Legislatura dictara la Emergencia Edilicia Escolar, que habilitaba al Ejecutivo a acelerar plazos de compras y contrataciones directas. Sin embargo, de 2008 al 2010, el presupuesto en infraestructura escolar bajó de 315 a 145 millones de pesos, y el de inclusión educativa se recortó de 200 a 100 millones. Ante la consulta de este diario, desde el Ministerio de Educación porteño, a cargo de Esteban Bullrich, prometieron hace semanas responder estas cuestiones, pero hasta hoy no lo han hecho.
La implementación de la Asignación Universal por Hijo trajo aparejado en la ciudad un aumento de la matrícula de un 25%. Tito Nenna aseguró que faltan “más de 6500 vacantes de nivel inicial. El 70% (unas 4300) son del sur”. El jefe de gobierno dijo hace menos de un mes que esa zona es “prioridad para convertir a Buenos Aires en una ciudad equilibrada, con inclusión social”. Pero el propio Ejecutivo reconoció, ante la demanda de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia, que hay 4000 chicos de cinco  años en lista de espera, mientras corren riesgos de no cobrar el subsidio de la asignación por no tener el certificado de escolaridad al día.
Mientras tanto, las escuelas primarias del sur de la ciudad están superpobladas y el gobierno traslada diariamente a 2000 chicos en micros rumbo a escuelas del norte. Es el caso de alumnos de Villa Lugano y Villa Soldati, que van a la escuela 11, del barrio de  Belgrano. Esto “provoca desarraigo, pérdida de horas de clase y de condiciones dignas de aprendizaje”, dijo Nenna.
Una de las mayores problemáticas que registran las escuelas de la ciudad son las instalaciones de gas. El Ministerio reconoce 42 establecimientos sin gas, aunque al cumplir su primer año de gestión, Mauricio Macri certificaba: “Arrancamos con 110 escuelas sin gas y a mitad del invierno ya no teníamos ninguna con problemas. La cantidad de obras en escuelas es récord”. Durante 2009, se registraron principios de incendio en tres establecimientos y este año más de 20 instituciones debieron suspender las clases por el deterioro edilicio.

Otra falencia de infraestructura denunciada por docentes y alumnos son los techos y manutención de las paredes, que hasta provocan electrificación cuando llueve. Es el caso de la Escuela 10 del distrito 21, en Lugano, donde los chicos tienen que cortar la luz para evitar golpes de corriente al rozar la pared.
“Seguir demostrando con hechos que para nosotros es prioritario recuperar la educación pública gratuita y de calidad”, fue el lema de Macri al lanzar su plan. Pero el monto asignado a escuelas privadas, la mayoría de ellas católicas, pasó de 604 millones en 2007 a 802 millones en 2008, y en 2010 alcanzó los 928 millones. El colegio de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, en Belgrano, cobraba hace seis meses un arancel de más de mil pesos. El Estado porteño igual lo subsidiaba con casi 100 mil pesos mensuales.
“El Polo Educativo Saavedra hace dos años que tendría que estar terminado. El Normal 7 no tiene el edificio. En Belgrano, falta una escuela de nivel inicial, y en Mataderos, una secundaria”, expresó la diputada María José Lubertino. Al inaugurar un natatorio deportivo en una escuela secundaria de Barracas, en agosto de 2009, el jefe de gobierno Mauricio Macri le auguraba a la ciudad “un sistema educativo de calidad, con buena infraestructura, con austeridad, pero con mucho esfuerzo”. <

http://tiempo.elargentino.com/notas/macri-no-construyo-una-sola-escuela-sus-dos-anos-y-medio-de-gestion

Posted in: General