Tener madres lesbianas no daña a los chicos.

Posted on 10 julio 2010

0



TRABAJO PUBLICADO EN ‘PEDIATRICS’

Tener madres lesbianas no daña a los chicos

Una investigación que lleva 24 años mostró, entre otras cosas, que los hijos de mujeres homosexuales tienen mejor rendimiento escolar.

Por Martín De Ambrosio

Criarse con una o dos madres lesbianas no es radicalmente distinto de ser criado por una pareja heterosexual. Es más, según un estudio sin par que acaba de publicar Pediatrics, la revista de la Academia Americana de Pediatría, esos chicos tienen mejor rendimiento escolar, son menos agresivos y se muestran en general bien integrados. El único punto negativo tuvo que ver con la ansiedad social que sufren debido a la estigmatización de parte de sus compañeros.

El exhaustivo estudio fue realizado por investigadoras de la Universidad de California (EE.UU.) y de Amsterdam (Holanda). Y no fue improvisado sino que comenzó en 1986 bajo el nombre de Estudio Nacional Longitudinal de Familias de Lesbianas. Entre ese año y 1992, buscaron madres lesbianas para seguir paso a paso a los chicos desde la concepción hasta el momento en que se convirtieran en adultos. Como método apelaron a entrevistas y cuestionarios que completaron 78 de ellos cuando tenían 10 y 17 años; y a una tabla preestablecida de comportamiento, que llenaron las madres en ambas ocasiones. Según las conclusiones, los niños estudiados mostraron tener “alto rendimiento social, escolar o académico, y significativamente bajo índice de problemas, agresividad, falta de respeto a las leyes y de comportamiento” en relación a sus pares estadounidenses, país en el que existen alrededor de 270 mil chicos que se crían en condiciones similares.

Las autoras no encontraron diferencias respecto de si habían sido concebidos con semen de donantes conocidos o desconocidos o aquellos cuyas madres permanecían juntas o se habían separado.

En diálogo con PERFIL, Nanette Gartrell, una de las autoras de la investigación, aseveró que “ningún estudio en el mundo ha seguido a familias con padres del mismo sexo durante 24 años, desde la preconcepción y el embarazo hasta que los chicos llegan a la adolescencia. Y el 93% de ellos siguen participando del estudio: aun tenemos que incluir reportes detallados a partir de lo que los mismos adolescentes piensan”, detalló.

Gartrell, del Centro de Excelencia en Salud Femenina de la Universidad de California (San Francisco) no oculta su militancia feminista. “Espero que mi estudio ayude a entender que los padres homosexuales pueden dar amor a sus hijos como cualquier otro padre, y si hay chicos que necesitan adopción tanto en la Argentina como en los EE.UU., ojalá se les permita adoptar a gays o lesbianas. Respecto del matrimonio entre gente del mismo sexo, se debería comprender que no existe daño alguno en permitir que dos personas de igual género lleguen a un compromiso de amor”, señaló. Y agregó: “Aún no analizamos qué orientación sexual tienen los adolescentes, pero puedo asegurar que es un estudio que el mundo espera”.

Antecedentes. Pese al inevitable contexto acotado del paper es difícil calcular su importancia en momentos en que la Argentina discute el matrimonio gay en el Congreso (ver recuadro) y muchos de los argumentos que rondan los debates tienen que ver con la adopción y crianza de niños en un nuevo contexto familiar. Como todo trabajo científico, debería replicarse en otros lugares para observar si los resultados se repiten; sin embargo, los especialistas argentinos consultados señalaron que la experiencia cotidiana va en el mismo sentido que el estudio norteamericano: los chicos no muestran déficits o carencias particulares por la ausencia de una figura del otro sexo.

Enrique Berner, jefe del servicio de Adolescencia del Hospital Argerich, aclaró que se debe guiar por casos particulares o sensaciones al no existir una investigación local controlada, pero afirmó que “lo que se ve en las consultas son hijos de parejas heterosexuales en alto riesgo y por causas diversas, no por el matrimonio; son otros los determinantes en juego”, dijo. Sobre la ansiedad social por la discriminación señaló: “Entre los chicos, la discriminación no es sólo por la orientación sexual, sino también por si son gordos, si tienen mejor iPod, celular, cantidad de amigos en Facebook”.

Hombres. ¿Se podría extrapolar la investigación a padres gay? Según Gartrell, sí. “Creo que eventuales estudios sobre padres gay mostrarán el mismo compromiso y el mismo amor, relaciones de apoyo a sus hijos y los mismos resultados en los adolescentes.”

Por su parte, Mabel Bianco, médica y presidenta de la Fundación para el Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), consideró que “aunque sean ambos hombres o ambas mujeres lo importante es que estén comprometidos con la crianza de los niños. Los adoptados pueden tener problemas como también los tienen los adoptados por parejas heterosexuales, pero esto no quiere decir que vayan a ser radicalmente diferentes en sus problemas y reacciones”, manifestó. Y agregó que depende de si la sociedad con la que interactúan es homofóbica. “Ahí sí pueden tener problemas de adaptación, pero es habitual que entre niños y adolescentes haya menos tendencia a las actitudes homofóbicas y es una buena forma de cambiar estas percepciones en la sociedad”, completó.

Consenso de pediatras

Mientras el Senado de la Nación discute las modificaciones al Código Civil que permitirían el casamiento entre personas del mismo sexo, y en la Argentina no hay estudios de largo y amplio alcance como el que se realizó en los Estados Unidos (ver nota central), la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) busca ponerse de acuerdo respecto de cómo actuar como profesionales ante uno de los temas que más irritan a quienes se oponen a ese tipo de matrimonio: la adopción de niños por parte de parejas homosexuales.

Según explicó a este diario Alejandra Semisa, secretaria del Comité Familia y Salud Mental de la SAP, en estos días se trabaja en el consenso del que saldrá un documento oficial. Si es necesario, será presentado en el Congreso Nacional.

La Cámara de Diputados ya dio media sanción a la reforma que habilitaría el casamiento entre personas del mismo sexo. De recibir el visto bueno en el Senado, el modelo familiar cambiaría y eso representa un desafío también para los profesionales de la salud.

http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0477/articulo.php?art=22312&ed=0477

Anuncios
Posted in: General