más “espíritu crítico…”

Posted on 13 mayo 2010

0



https://salioenlasnoticias.wordpress.com/2010/05/12/espiritu-critico/

PARTE 2

– Suponiendo que el canto del cisne está sonando para el Gobierno, ¿creés que hay que resaltar el piso de derechos que el kirchnerismo deja?
– Sí, el tema es que yo creo que tienen alto el piso y bajo el techo. Pero yo reniego de los análisis que dan por muerto al kirchnerismo electoralmente hablando, e incluso me niego a pensar que es una quimera el triunfo en una segunda vuelta. Me cuesta muchísimo imaginar que a pesar de la bronca de la clase media, del odio que generan, esta sociedad pueda volver a votar a un radical. Es algo que no me pasa por la cabeza. Me he preguntado si es que a mí no me pasa por la cabeza o si es que no debe pasarme por la cabeza, y creo que a valores de lo que se ha vivido no debe pasarme por la cabeza. El kirchnerismo ha consolidado lo que el colega Natanson describe como una “minoría intensa”. Y me parece que el restante 70 por ciento está partido entre eso que se conoce como el panradicalismo, al que no veo en condiciones de gobernar, y el panperonismo, que tampoco tiene una figura, de manera que analizar de acá al 2011, por lo menos, a mí me resulta absolutamente intrincado. Creo que si hay viento favorable de la economía por vía de cosechas y de cierta reactivación del crédito para la clase media -que es la que fija el humor de la agenda y de la que se nutre el conglomerado de la oposición mediática- pueden cambiar el panorama tranquilamente respecto de creer que ya están derrotados.

Con ese diagnóstico que vos planteás, se podría pensar entonces en una alternativa progresista, por izquierda al kirchnerismo, que se pare en ese piso y construya desde ahí. Sin embargo eso no parece posible. ¿A qué atribuís esa debilidad?
– Lo que no existe es el liderazgo de esa alternativa progresista. Y yo no creo en ninguna herramienta que carezca de líder. No hay instancia de la humanidad en la que un gran proceso no haya sido conducido por un líder. En tanto y en cuanto yo creo que sin liderazgo no hay alternativa de conducción, me resulta muy difícil dar el salto a cuál sería esa alternativa de izquierda que pudiese aparecer. Hoy no lo veo posible sin los Kirchner. En términos marxistas clásicos: no son ni de lejos la condición suficiente pero son acabadamente la condición necesaria para que esto sobreviva en términos de corto y mediano plazo, visto desde un punto histórico.

¿Cómo sería el gobierno de tus sueños?
– Yo soy un tipo de izquierda, aspiraría a otro tipo de distribución de la riqueza, me parece que acá hay demasiada gente que se la levanta en pala y a la que no la tocan. No estoy criticando pelotudeces tales como Moreno y demás, porque además si fuera por eso lo defiendo a Moreno, quiero decir: hay lenguajes y formas que con determinados tipos son las únicas que pueden regir. ¿Te vas a sentar a decir “por favor no me aumenten” con Alfredo Coto?

Me parece que el tema de la distribución de la riqueza en la Argentina hace que jamás pudiera ser este el gobierno de mis sueños. Ahora, en términos de lo que hicieron, hay cosas que se acercan mucho a lo más avanzado que uno puede aspirar de un gobierno burgués y por eso insisto en que en ese plano están a la izquierda de esta sociedad. A mí no me interesa, y esto es muy polémico, cuáles son las motivaciones que el matrimonio haya tenido para proceder de esta manera. Las condiciones objetivas de la época les han dado esto. Y esto en el terreno de los derechos humanos, en el terreno del gobierno capitalista como equiparador de algunas diferencias sociales, no lo habíamos conocido.

– Además se discuten poco las políticas concretas y mucho de los gestos y las formas.


– No podrían discutirse las políticas concretas. Ellos no quieren comunicarlas y han quedado retroalimentados respecto de sí mismos y entonces ellos también se han transformado en muchos casos en un conjunto de gestos que rebaten a la oposición. Aunque yo creo que no provocaron este odio con la retórica sino con sus medidas. Para mí es el trío que yo mencioné en la famosa columna de “El odio”: la reestatización de las AFJP, la Ley de Medios y las retenciones agropecuarias. Eso no se puede bancar y eso no fue retórica, fueron medidas concretas.

En los últimos tiempos mucho se ha dicho y debatido en torno al lugar que ocupan los oyentes en los programas de radio, ¿qué pasa en Marca de radio?
– Los oyentes que salen grabados son un momento de relajo del programa. El tema del oyentismo, no es algo que venga de ahora. En el 2001 la presencia casi totalitaria del oyente al aire fue para reemplazar a los equipos de producción por razones económicas. Lo que ocurrió es que casi no se volvió de eso. El oyente llena espacio y sirve para improvisar en el momento, con lo cual el oyente te fija agenda. Desde la etapa multimediática en adelante, desaparece la radio de autor, desaparecen al frente de las radios los tipos que saben de radio y por lo tanto la radio queda librada a su suerte: es un apéndice de la agenda que fija la gráfica y que después amplía la televisión a la noche y esto se retroalimenta cuando el oyente se convierte en el tipo que te evita garparle más a un equipo de producción.

¿Vos creés que ha cambiado la percepción que los ciudadanos tienen sobre el rol de los medios? ¿Hay ahora más conciencia que antes?
– La pregunta es jodida, la palabra conciencia es una palabra muy respetable. Me daría la sensación que desde el choque con Clarín, se cayó la estatua del periodismo independiente. Está más claro que son factores de poder y que tienen sus intereses. Por lo menos acordaría en que mucha más gente tomó nota de que la política es una disputa de espacios de poder en donde los medios juegan sus intereses.



http://www.niapalos.com/?p=1642

Posted in: General