espíritu crítico…

Posted on 12 mayo 2010

0



En diferentes ámbitos se debate acerca de si es posible mantener una postura distante de las que parece, estamos obligados a llevar. Ser Oposición, como si eso fuera algo único, homogéneo y claro, no lo es para los políticos que se definen como “oposición” ó ser K. con lo que eso significa, avalar todas y cada una de las acciones, políticas, mensajes, posturas y demás del Gobierno, menos lo podría ser para nosotros.

Parecería que no hay términos medios. Es decir, o le “haces el juego a la derecha o se lo haces al gobierno”. En principio, me gusta pensar que este no es ni de lejos el mejor gobierno que tuvimos, pero tampoco el peor. Hay, al menos tres ejemplos cercanos (el bañero, el ganso y la rata), muchos peores.

Asimismo, este tampoco es un gobierno, según mi entender, de izquierda. Es peronista con lo que ello significa. Sabemos que en la estructura del PJ, puede haber lugar para, Perón, Eva e Isabel con el Brujo. Campora, Cafiero, Herminio, Scioli, Pierri, el Colombiano y los ya nominados, la rata y el bañero.

Entonces que debemos pensar de algunas medidas tomadas por este gobierno. Que porque no es de izquierda lo que hace cercano a la izquierda es impostado o “apropiado” fea palabra, cercana a la apropiación de los bebes por parte de la asesina dictadura.

En este sentido, se plantea, hasta que punto es impostado y cuando no. O si por el contrario, vemos acciones, actos, políticas y por eso los definimos. Digo, es peronista la rata que ofrecía salariazo y revoluc. Productiva o la que le dio el Min de Eco a Bunge, Cavallo, los Chicago boys y cia, privatizo hasta el aire, dinamitó Rio Tercero, se hizo el oso con Amia y Embajada. Acaso es radical el ganso que como primera medida subió impuestos y luego trajo a mingo para que recortara el 13% de jubilaciones, pensiones, sueldos y ni hablar del bañero y  la “mejor policía del mundo” y se cargaron a kosteki y Santillan, “el que pone dolares se lleva…” una estafa, etc.

Entonces, como dijo alguien, argentinos a las cosas. Allí es donde nos ubicamos. Equidistante, con espíritu crítico. Viendo lo que si hizo bien y que mal, pero nunca, nunca, olvidar que es política, no hay Ángeles, unicornios ni objetividad. En política se negocia, en el buen sentido, se entrega algo, para lograr algo, teóricamente mas importante,  a cambio.

Se toman medidas, políticas y se negocia con quienes se oponen a ellas y se considera y contempla a quienes beneficia, pero también a quienes perjudica y quienes “harán ruido” por eso. Nadie pierde algo que cree propio sin hacer nada al respecto, más si siempre pensaste que fue tuyo, si lo crees por derecho o por permanencia y menos si contás con medios para hacerlo público.

En este sentido, me parece muy interesante un reportaje del suplemente “Ni a palos” le hizo a E. Aliverti, reciente ganador del Martín Fierro por su programa de radio, Marca de radio, ya que compartimos, desde este espacio, mucho de lo que él dice y afirma.

Aquí reproducimos la primera parte.

“NO HAY NADA A LA IZQUIERDA DE LOS KIRCHNER EN TERMINOS DE OPCIONES REALES DE PODER”

Sos uno de los paradigmas del denominado “apoyo crítico”, ¿hay más de apoyo o más de crítico?


– Las proporciones son muy parecidas. No me animo a decir que apoyo más de lo que critico o que critico más de lo que apoyo. Apoyo grandes líneas madre casi hasta más por defecto que por mérito, en función de lo que es el conglomerado opositor. También es cierto que soy muy crítico de la falta de construcción de una herramienta política que sustente aquellas líneas madre. Me parece que ése es el error más grosero de los Kirchner, es una construcción muy aldeana del poder, muy entrópica. Me encantaría alguna vez poder hablarlo con ellos si tuviera la oportunidad de hacerles una nota en lugar de que se la den a Radio 10.

¿Por qué pensás que le dan una nota a Radio 10 y no a Aliverti?


– Es una buena pregunta. Yo creo que la apuesta de construcción que tienen ellos basada en la negociación con los grandes poderes, en muchos casos desde alguna posición de fuerza con algunos núcleos duros del establishment, también es así en el caso de los medios. Digamos que en Radio 10, desde la época de Aníbal Fernández en adelante, se han transformado en Carmelitas Descalzas respecto de la visión sobre el gobierno, no así sobre la inseguridad, Cuba o Venezuela. En términos mediáticos eligen los factores de poder de aquello que se escucha. También es cierto que jamás los vi conceder una nota a gente que sea crítica, que repregunte, etcétera. son tipos que evidentemente no tienen una buena relación con lo que se conoce como “la prensa”. Dan charlas, no dan entrevistas.

– Algunos piensan que Cristina es un gran cuadro de la política argentina ¿Vos qué pensás?


– Si lo vas a juzgar por comparación a lo último que se tuvo, sí. Ahora, si la vas a comparar por ejemplo con Mitterrand o con algún gran líder latinoamericano tipo Castro, Chávez, probablemente le quede grande. Yo siempre digo que Carrió, que es una mina muy preparada intelectualmente, es debilísima desde el punto de vista ideológico. Cristina no parece ser una mina con grandes propiedades intelectuales, más bien diría que en ese sentido es una peronista conservadora audaz -yo algunas veces los he definido a ellos como conservadores de izquierda- pero desde el punto de vista ideológico, ellos leyeron muy bien lo que empezó en el 2003.

– Alguna vez dijiste que ellos no son de izquierda, pero que al mismo tiempo no hay nada a su izquierda. ¿Cómo es eso?


– Con dos aclaraciones: dije eso tomando la definición clásica de la izquierda, pero también dije y sostengo que no hay nada a la izquierda de esto en términos de opciones reales de poder. Está claro que en el plano cultural, social, político, etcétera. Tenés movimientos, personalidades, intelectuales, que se podría decir que ideológicamente están a la izquierda de los Kirchner, pero en términos de poder real hasta se podría decir que están a la izquierda de la sociedad.

¿Eso te parece una mera estrategia coyuntural o qué?
– A mí me parece que son más gente de táctica que de estrategia. Para valorarlo desde ese punto de vista tal vez habría que tomar los primeros años del gobierno de Kirchner. Después el recueste en el PJ, es táctica y ausencia de miras. Es esta cosa de no construir una nueva herramienta, de apostar por afuera de los aparatos tradicionales. Son muy desconfiados, muy temerosos de lo novedoso por fuera de lo que se les ocurra a ellos. Este es un gobierno que decide en Olivos y en Calafate. Es un gobierno muy chico y eso creo que forma parte del carácter de ellos y es un error estratégico. Eso me parece que revela mucho más un conjunto de buenas propiedades para el tacticismo que para la estrategia.

Anuncios
Posted in: General