de la “prolijidad”, buenas y malas…

Posted on 26 octubre 2009

0



En su artículo de los lunes, Aliverti hace un repaso de algunos temas acerca del gobierno de los Kirchner, el que titula: Cada vez más claro, Por Eduardo Aliverti

Donde habla de la  “prolijidad de el proceso K y hace la diferencia sobre esta cualidad”.

Menciona, en la primera acepción, la ideológica, en cuanto a establecer objetivos y los pasos a llevar a cabo para alcanzarlos.

Aquí es donde indica acertadamente los lineamientos de lo que, en mi opinión estaría del lado del haber, como el “ enfrentamiento con ciertos factores de poder: los capitostes del sector agropecuario; los del ámbito mediático; la política exterior que privilegia una integración regional y no las relaciones carnales con Estados Unidos; la reactivación –con sus falencias– del juzgamiento a los genocidas; una Corte Suprema de carácter independiente y trazos progre, pero cuya aptitud profesional no es cuestionada ni siquiera por los talibán de la oposición; y todo lo que supone haber reestatizado el sistema jubilatorio, en la afectación de negociados a muchos de los grandes grupos del establishment”.

Para luego  señalar aspectos negativos, en los que tambien comparto, “No saben o no quieren encontrarle la vuelta al núcleo duro de la pobreza. Hay el olor indisimulable a capitalismo de amigotes. Y también la muy escasa o nula vocación de ampliar el arco de alianzas políticas y sociales, refugiándose en ese espíritu cerrado que deriva a habitaciones de Olivos o El Calafate todo debate sobre cuestiones macro de articulación y acumulación de poder.

En la segunda acepción de la supuesta “prolijidad”,  indica sensatamente, que ésta, la otra, que es llamativamente reclamada por, en muchísimos casos, quienes no fueron capaces de reclamársela a sus “prolijos” gobiernos de facto, y los diez años de la rata, pero que sí lo piden a gritos ahora.

Estos reclamos, también son válidos mas allá de quienes lo solicitan,  y ejemplifica  “Los Jaime, los incrementos patrimoniales de propios y entenados, los mamarrachos metodológicos en el Congreso, la cantidad de licitaciones sospechosas. Una suma de irregularidades, mayores y menores, que no son excusables por el solo hecho de que las emplea una derecha pobrísima, que debería ser incapaz de tirar la primera piedra y que encuentra en ellas, en las formas, su gran razón de ser para marcar agenda de algún tipo”

Es aquí donde me parece interesante releer la “realidad” y ver como en estos existen una suerte de “responsabilidades conjuntas” que llamativamente coincide con, como menciona Aliverti,  “la decisión de lanzar y aprobar la ley de medios audiovisuales…;  …la caída del negocio televisivo del fútbol. O más todavía el derrumbe de las AFJP: una ruleta a la que había ido mucha plata de los ingresos por la monopolización de la pelota.” Donde como siempre mencionamos, se juega una suerte de resorte ante la vulnerabilidad de mis negocios.

Para también, agregar, de manera muy clara, que el papel de los medios, que no es casual sino causal, toda vez que son empresas, con intereses y no paladines de la verdad, buenas costumbres y objetividad periodística, y su relación con una oposición que aún ganando las últimas elecciones, no supo, ni pudo, hacer algo con ello,  en cuanto a “La avanzada ocupa el segmento mediático porque está claro que es el megáfono de una oposición que, de otro modo, no tendría forma de trascender. Puede ser discutible que exista un “partido” de los Medios, en la definición ortodoxa de lo que significa una agrupación partidaria. Pero no lo es que, al inexistir una mancomunión opositora, y mucho menos una propuesta unificada de modelo alternativo, los (grandes) medios son el “escondite” de ese vacío.

Según mi opinión, y es válido siempre indicar desde donde uno habla, porque nadie habla desde ningún lugar y la objetividad en el periodismo no fue real ni en la época de Moreno y Alberdi, porque objetividad, cuando te paga el medio que también es dueño de la empresa que se vio afectada por la decisión gubernamental que criticas, o te paga por publicidad el laboratorio que fabrica el glisofato que mata a todo lo que rodea a la soja, pero no a ella, mientras vos criticás las retenciones contra la soja es, cuando menos, una tomada de pelo.

Entonces, muchas cosas a criticar, muchas a valorar, pero siempre miremos quien critica y que cosas, pero sobre todo, si también fue crítico cuando esto ocurría cuando el gobierno de turno era favorable.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-134127-2009-10-26.html

Anuncios
Posted in: General